Para Qué Sirve la Piña?

Espinosa por fuera, y muy dulce por dentro, sería la mejor forma de describir a esta fantástica fruta: La piña. Las piñas pertenecen a la familia de las bromelias y, de hecho, son una de las pocas que producen un fruto comestible. La fruta está constituida de muchas bayas individuales que se fusionan alrededor de un núcleo central. Cada escala de piña es una baya individual. Luego de leer esto, también puede quedar la duda de para qué sirve la piña; por lo que la estaremos aclarando en esta ocasión.

La planta de piña es resistente a la sequía y crece de cinco a ocho pies de alto, dando un fruto de cáscara dura y puntiaguda. Una piña puede pesar hasta ocho libras. Sea dulce o agria, su pectina similar a la fibra le da a la piña su característica textura masticable satisfactoria.

Datos nutricionales sobre la Piña

Los beneficios nutricionales de las piñas son tan fascinantes como su anatomía. Las piñas contienen amplias concentraciones de vitamina C y también de un mineral llamado manganeso. Estas frutas tropicales también son una buena forma de obtener fibra dietética importante y una enzima llamada bromelina.

Además, las piñas también poseen altas cantidades de tiamina; una vitamina B que participa en la producción de energía.

A pesar de su dulzura, una taza de tacos de piña contiene solamente 82 calorías. Las piñas también son libres de grasa, de colesterol y de bajo contenido en sodio. No es sorprendente que contengan azúcar, con 16 gramos por cada taza.

Orígenes de la Piña

La piña es originaria de Paraguay y Brasil, y posiblemente parte del Caribe. La evolución exacta de la piña como una fruta mundial popular aún se desconoce; sin embargo, se cree que el cultivo se abrió camino hacia el hemisferio norte, a regiones todavía cálidas gracias a indios nómadas. Posteriormente, se llevaría a Europa después del regreso de Cristóbal Colón allí en 1493.

La fruta se convirtió en una favorita como fuente de alimento abundante en los barcos; y como protección contra el terror del marinero: el escorbuto. Hoy en día, la mayor parte de las piñas del mundo proviene del sudeste asiático, siendo Tailandia el mayor productor.

Usos de la Piña

  • Cómo consumir la piña. La piña es excelente para comer cruda y también para muchas recetas: shish kebabs, ensaladas de lechuga y frutas, papas fritas y salsa, por nombrar algunos. Puede ser preparada simplemente cortando la parte superior e inferior, y luego colocándola sobre una superficie plana para cortar la corteza, de arriba a abajo, y luego alrededor. A continuación, solo se debe cortar la fruta en anillos o rodajas.
  • Eligiendo la piña. Al elegir una piña, es bueno recordar que cuanto más pesadas sean en relación con el tamaño, mejor, ya que son más maduras. El proceso de maduración se detiene cuando son recogidas, para asegurarse de que este no ha sido demasiado largo. Su olor debe ser fragante, no a humedad o a fermentado.
  • Tiempo de consumo. Mientras que algunas personas piensan que la piña debe ser ingerida casi de inmediato para obtener un beneficio óptimo, nuevos estudios muestran que la piña cortada y refrigerada es excelente por hasta nueve días, perdiendo realmente muy pocos de los fitonutrientes fenólicos.

La Bromelina de la Piña

La bromelina es una enzima digestiva que sirve para ayudar a la descomposición de proteínas en el proceso digestivo. La concentración más alta de bromelina se encuentra en el tallo de las piñas; aunque hay niveles suficientes a través de toda la carne de la fruta para sus necesidades dietéticas diarias.

Sorprendentemente, esta enzima no se produce naturalmente en ninguna otra fruta o especie vegetal, por lo que las piñas (y los suplementos derivados de ellas) son la única fuente posible de bromelina.

Beneficios para La Salud de la Bromelina

La enzima Bromelina ayuda a descomponer los alimentos en el sistema digestivo, mientras que también limpia el cuerpo de toxinas y contrarresta los dañinos efectos bacterianos y virales en el cuerpo. Si bien los beneficios de la digestión saludable son una razón suficiente para incluir piñas en su dieta, hay muchos más beneficios para la salud proporcionados por Bromelina:

La Bromelina como antiinflamatorio natural

La bromelina se usa como medicamento en cirugía para mantener la sangre bien líquida y evitar que se coagule. Una dieta que incluya ingesta regular de bromelina natural en piñas actúa como un antiinflamatorio simple y natural que reduce la hinchazón; al tiempo que puede calmar el dolor y la molestia ocasionados​ por la artritis. Incluso tiene un efecto sobre los padecimientos inflamatorios de la piel; como el acné, la dermatitis y el eczema.

Beneficios de salud de la piña

De todos los nutrientes en la piña, la vitamina C los supera a todos con el 131% del valor diario. La vitamina C tiene la propiedad de suprimir la tos, los resfriados y los síntomas de la gripe por este mismo motivo. Siendo un antioxidante natural, la vitamina C también es necesaria para sintetizar colágeno; que es la proteína estructural principal en el cuerpo para mantener vasos sanos, órganos, soporte de piel y tejido, absorción de metales pesados ​​y fuerza ósea.

La mayoría de los nutrientes no decaen mucho entre la piña fresca y en conserva, a excepción de la vitamina C; que se reduce del 131% del valor diario al 32% en lata. Una taza de trozos de piña fresca equivale a alrededor de 165 gramos, mientras que la misma cantidad de piña en conserva contiene 246 gramos.

Las piñas proporcionan tres cuartas partes del manganeso necesario para un día; lo que permite la liberación de potentes radicales libres a través de la súper enzima superóxido dismutasa. Además, contienen folatos, tiamina, biotina, piridoxina, riboflavina y minerales; como el cobre y el potasio. Este último, ofrece lo necesario para el mantenimiento saludable de las células y los fluidos corporales; la regulación de la frecuencia cardíaca; y la presión arterial.

La vitamina A y los betacarotenos proporcionan antioxidantes adicionales; para el apoyo del sistema inmunológico y la protección de la vista.

La piña trata la artritis

Entre los usos más conocidos de la piña en el área de la salud es su capacidad para disminuir la inflamación de las articulaciones y los músculos que se relacionan particularmente con la artritis, una enfermedad que debilita y afecta a millones de personas alrededor del mundo.

La piña contiene una enzima proteolítica relativamente rara llamada bromelina, que se asocia principalmente con la descomposición de proteínas complejas y tiene serios efectos antiinflamatorios. La bromelina también se correlaciona positivamente con la reducción de los signos y síntomas de la artritis en muchos.

La piña mejora el sistema inmune

La piña es una de las fuentes más deliciosas de ácido ascórbico. La vitamina C ayuda a reducir enfermedades e impulsar el sistema inmunológico; al estimular la actividad de los glóbulos blancos y actuar como un antioxidante para evitar los efectos dañinos de los radicales libres.

Los radicales libres son subproductos peligrosos del metabolismo celular que pueden dañar varios sistemas de órganos e interrumpir la función; así como causar que células sanas muten a células cancerosas. Por fortuna, el contenido de vitamina C de la piña nos defiende de esto.

Acelera la cicatrización de heridas

Uno de los beneficios que comúnmente se pasan por alto de la vitamina C es su papel esencial en la creación de colágeno. Esta es en parte la razón por la cual se ve como una vitamina curativa; porque el colágeno es la base proteica esencial de las paredes de los vasos sanguíneos, la piel, los órganos y los huesos.

El alto contenido de vitamina C en la piña ayuda a sanar heridas y lesiones rápidamente; además de defender el cuerpo contra infecciones y enfermedades.

Previene el cáncer

La piña se ha asociado de manera directa con la prevención del cáncer de boca, garganta y mama; debido a su alto contenido en distintos tipos de antioxidantes, como la vitamina A, el betacaroteno, la bromelina; así como diversos compuestos de flavonoides y altos niveles de manganeso.

Ayuda a la digestión

Comer piña regularmente puede protegerlo de una gran cantidad de problemas de salud. Estos incluyen estreñimiento, diarrea, síndrome del intestino irritable, aterosclerosis y coagulación de la sangre; así como también presión arterial alta. La piña, rica en fibra, promueve el movimiento de los alimentos a través del tracto digestivo a un compás promedio; e induce la generación de jugos digestivos y gástricos; que sirven para lograr disolver los alimentos.

Asimismo, aumenta las heces sueltas, lo que ayuda a mejorar la diarrea y el síndrome de intestino irritable. Además, la bromelina en la piña estimula la digestión de las proteínas, reduce la inflamación intestinal y, por lo tanto, trata las enfermedades digestivas.

Trata la tos y el resfriado

Comer piña ayuda a prevenir y tratar enfermedades respiratorias; y elimina la flema y la mucosidad de tu cuerpo si ya has contraído una enfermedad o infección. El sistema inmunitario aumenta gracias a la vitamina C; pero esa enzima especial, la bromelina, también está relacionada con la reducción de la acumulación de flema en las vías respiratorias y también en las cavidades sinusales.

Mejora la salud ósea

Si bien la piña no es muy conocida por su alto contenido de calcio, el cual es mayormente asociado con una acción saludable para la salud ósea; sí posee una cantidad impresionante de manganeso. El manganeso es un oligoelemento imprescindible para el endurecimiento de los huesos, así como su crecimiento y reparación. Es el mineral más destacable en la piña, por lo que una sola porción puede garantizar más del 70% del requerimiento diario de este mineral.

Mejora la salud oral

Además de los compuestos antioxidantes que resguardan del cáncer oral, la piña igualmente tiene propiedades astringentes; que fortifican las encías y los dientes. Los agentes astringentes ayudan a tensar los tejidos y tonificar el cuerpo; para que no se produzca la pérdida de los dientes, la caída del cabello y la debilidad muscular o el aflojamiento de la piel.

En este mismo sentido, la piña es un astringente muy poderoso; y a menudo se receta como un remedio natural para corregir el aflojamiento de los dientes o para la retracción de las encías.

Mejora la visión

Los ojos son el órgano sensorial más importante del cuerpo humano. La piña puede mejorar la salud ocular y contribuir a la prevención de otras enfermedades oculares relacionadas con la edad. Por si fuera poco, la degeneración macular afecta a muchas personas mayores; y el betacaroteno presente en la piña puede ayudar a retrasar este problema de visión.

Regula la presión arterial

Por último, pero no menos importante, la piña es una fuente valiosa de muchos minerales, y el potasio se encuentra entre ellos. Es importante recalcar que la deficiencia de potasio puede provocar una amplia variedad de riesgos para la salud.

Así, la acción vasodilatadora del potasio alivia la tensión y el estrés de los vasos sanguíneos y aumenta la circulación sanguínea en varias partes del cuerpo. Cuando los vasos sanguíneos se relajan, la presión sanguínea se reduce; y el flujo de sangre es menos restringido.

Aunque no parezca, esto puede evitar que los coágulos bloqueen el flujo de sangre y reduzcan la acumulación de placa en las arterias y los vasos; que, a su vez, ayudan a prevenir enfermedades, los ataques cardíacos, la aterosclerosis, y los accidentes cerebrovasculares.

No obstante, y a pesar de todos estos beneficios, la piña debe ser comida con moderación porque contiene fructosa, que puede ser dañina para su salud en cantidades excesivas.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.