Para Qué Sirve la Ranitidina?

La ranitidina se clasifica en un grupo de medicamentos llamados inhibidores de histamina-2. A simple vista, esta afirmación puede parecernos extraña, y no todos entenderemos a qué se refiere. Entonces, ¿para qué sirve la ranitidina? ¿Cuál es su mecanismo de acción? En palabras simples, la ranitidina actúa reduciendo la cantidad de ácido que produce el estómago.

Para Qué Sirve la Ranitidina

La ranitidina se usa para el tratamiento y prevención de las úlceras estomacales e intestinales. También trata padecimientos que ocasionan que el estómago produzca demasiado ácido, como el síndrome de Zollinger-Ellison. La ranitidina también trata la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y otras enfermedades en las que el ácido se regresa del estómago al esófago y ocasiona acidez estomacal.

Conozca los riesgos y recomendaciones de la Ranitidina

  • En primer lugar, el uso de ranitidina puede aumentar su riesgo de desarrollar neumonía. Los síntomas de la neumonía incluyen pesadez en el pecho, fiebre, problemas para respirar, así como tos con mucosidad verde o amarilla. Es importante que se comunique con su médico sospecha que puede tener riesgos en desarrollar neumonía.
  • Podrá parecer muy evidente, pero no se recomienda el uso de esta medicina si es alérgico a la ranitidina.
  • Se le aconseja encontrar atención médica de emergencia si, tras tomar ranitidina, tiene dolor en el pecho o sensación de pesadez, un dolor que se extiende al brazo u hombro, náuseas, sudoración y sensaciones de malestar general.
  • Se recomienda consultar al médico o farmacéutico si es seguro para usted tomar este medicamento si padece de alguna enfermedad renal, enfermedad hepática o porfiria.
  • Los gránulos de ranitidina y las tabletas efervescentes se deben disolver en agua antes de tomarlos. Se le podría administrar un antiácido para aliviar el malestar. Debe seguir con cuidado las instrucciones de su médico sobre el tipo de antiácido que necesita utilizar y cuándo usarlo.
  • Evite beber alcohol, pues puede aumentar el riesgo de daño a su estómago. Puede tomar hasta 8 semanas de uso de este medicamento antes de que su úlcera sane. Para mejores resultados, siga usando la medicación como se le indicó. Hable con su médico si sus síntomas no mejoran después de 6 semanas de tratamiento.
  • Los síntomas de sobredosis pueden incluir falta de coordinación, sensación de mareo o desmayo.
  • La ranitidina no se supone que cause daños al bebé nonato. Aun así, se aconseja informar a su médico si el paciente lleva un bebé en su vientreo tiene planes de resultar embarazada durante el tratamiento. Por otro lado, la ranitidina sí pasa a la leche materna; por lo que se le aconseja no tomar ranitidina sin decirle a su médico si está en período de lactancia.

¿Qué sucede si omito una dosis de Ranitidina?

No pierda la calma, y tome la dosis omitida tan pronto como lo recuerde. Por otro lado, no se aconseja tomar la dosis omitida si es ya está muy próxima la siguiente dosis programada. Tampoco tome medicamentos adicionales para suplir la dosis olvidada.

Posibles efectos secundarios de la Ranitidina

 Deje de usar ranitidina y pida atención de emergencia si manifiesta alguno de estos síntomas de una reacción alérgica:

  • Efectos más conocidos: Urticaria; respiración dificultosa; hinchazón de su cara, labios, lengua o garganta.
  • Efectos secundarios graves: dolor en el pecho, fiebre, dificultad para respirar, tos con mucosidad verde o amarilla; moretones o sangrado fácil, debilidad inusual; frecuencia cardíaca rápida o lenta; problemas de vista; fiebre, malestar de garganta y dolores de cabeza con una erupción cutánea con ampollas, descamación y coloración roja; o náuseas, dolor de estómago, fiebre baja, pérdida del apetito, orina oscura, deposiciones color arcilla, ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos).
  • Efectos secundarios menos graves: dolores de cabeza fuertes; sueño, vértigos; problemas para dormir (insomnio); náuseas, vómitos, molestia estomacal; diarrea o estreñimiento; decremento del deseo sexual, impotencia o problemas para tener un orgasmo; pechos hinchados o sensibles (en hombres).

Es importante que entienda que esta no es una lista completa de los efectos secundarios de la ranitidina; por lo que otros efectos pueden ocurrir. Llame a su médico ante cualquier reacción extraña de su cuerpo ante la ranitidina.

Interacciones farmacéuticas

Antes de tomar ranitidina, dígale a su médico si está tomando triazolam; puesto que quizás no pueda usar ranitidina al mismo tiempo, o tal vez necesite ajustes en su dosis o exámenes especiales durante el tratamiento.

Pueden existir otras drogas que tengan interacciones con ranitidina. Debe mencionar al doctor todas las medicinas que toma; bien sean medicamentos recetados, de venta libre, vitaminas y hierbas. Se desaconseja tomar nuevos medicamentos sin decirle a su médico.

¿Cómo debo usar este medicamento?

La dosis recomendada para adultos de ranitidina varía de 150 mg diarios a 150 mg dos veces al día o 300 mg una vez al día; todo dependerá del tipo de condición que se padezca. La ranitidina se puede tomar con o sin alimentos.

Cuando se usa sin receta para tratar la indigestión ácida, la acidez estomacal o el malestar estomacal o la agudización; la dosis habitual para adultos y niños mayores de 8 años es de 75 mg a 150 mg tomados cuando aparecen los síntomas.

Si los síntomas persisten durante más de 1 hora o regresan después de 1 hora, puede tomar una segunda dosis de la misma intensidad. Para prevenir los síntomas provocados por el consumo de alimentos o bebidas, tome la dosis de 30 a 60 minutos antes de comer o tomar bebidas que se espera que causen síntomas. La dosis máxima es de 300 mg cada 24 horas. No lo tome de esta manera por más de 2 semanas sin buscar consejo médico.

Por otro lado, la forma inyectable de ranitidina se puede usar en hospitales en circunstancias específicas; cuando el paciente no puede tragar las tabletas. La dosis habitual de la inyección de ranitidina es de 50 mg cada 6 a 8 horas administradas por vía intravenosa (en una vena) o intramuscularmente (en un músculo).

Si está usando la forma líquida oral de ranitidina, use una jeringa oral para medir cada dosis del líquido; ya que brinda una medida más precisa que las cucharillas caseras.

Cabe destacar que muchos factores pueden afectar la dosis de medicamento que una persona necesita; tales como el peso corporal, otras afecciones médicas y otros medicamentos. Por ende, si su médico le ha recomendado una dosis diferente a las que se intuyen aquí, no se preocupe y mantenga la recomendación de su facultativo.

Recuerde que la seguridad al tomar un medicamento la proporciona usted, y la clave de ello está en conocer su cuerpo, hacer caso al doctor y no dejar de mencionar cualquier factor que piense que podría intervenir con su enfermedad o tratamiento de ranitidina.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.