Saltar al contenido

Para Qué Sirve la Resonancia Magnética?

La resonancia magnética es una prueba médica que utiliza una técnica en la cual se utiliza un campo magnético y ondas de radio; para crear imágenes en detalle de los órganos y de los tejidos que se hallan en nuestro cuerpo. ¿Y para qué sirve la resonancia magnética? Esto lo descubriremos poco a poco a continuación.

¿Cómo funciona la resonancia magnética?

Este estudio se realiza gracias a las máquinas de resonancia magnética. Estas son, en esencia, grandes imanes en forma de tubo en la cual nos introducen para tomar dichas imágenes.

Cuando nos recostamos dentro de una máquina de resonancia, el campo magnético reajusta temporalmente los átomos de hidrógeno en nuestro cuerpo. Así, todos los protones se colocan en forma paralela al campo magnético, como pequeños imanes. Normalmente, los millones de protones se encuentran en direcciones aleatorias.

A continuación, las ondas de radio causan que estos átomos alineados produzcan señales muy débiles, que se utilizan para crear imágenes transversales. En otras palabras más sencillas, nos ven fragmentados, como si fuéramos como un pan cortado en rebanadas.

Explicándolo de una forma más compleja, cuando el estallido de las ondas de radio se detiene, los protones se vuelven a alinear. Mientras lo hacen, emiten señales de radio. Los protones en diferentes tejidos del cuerpo se realinean a diferentes velocidades. Por lo tanto, la señal expuesta por diferentes tejidos del cuerpo varía. Es así como los tejidos más blandos se pueden distinguir de los tejidos más duros en función de las señales enviadas.

Estas señales son recogidas por un dispositivo receptor en el escáner. El dispositivo receptor transmite las señales a una computadora; y esta crea una imagen basada en las señales de radio emitidas por el cuerpo.

No obstante, la máquina de resonancia magnética también se puede utilizar para producir imágenes tridimensionales que se pueden ver desde muchos ángulos diferentes.

Para qué sirve la resonancia magnética

Los médicos pueden emplear esta prueba para ver qué tan bien hemos respondido a un tratamiento. Asimismo, una resonancia magnética ayuda al médico a diagnosticar una enfermedad o lesión; ya que las resonancias magnéticas se pueden hacer en diferentes partes de nuestro cuerpo.

Además, una resonancia magnética no usa radiación; a diferencia de los rayos X y las tomografías computarizadas.

¿Cómo es el procedimiento de una resonancia magnética?

El escaneo en sí no resulta doloroso; pero quizás sí un poco tedioso; pues todo el procedimiento puede tomar de 15 a 40 minutos y puede ser un poco incómodo estar acostado todo ese tiempo. Algunos niños pequeños pueden necesitar someterse a anestesia general para mantenerlos quietos el tiempo suficiente para poder tomar las imágenes.

Debido a resultar ser un ambiente bastante cerrado, algunas personas pueden encontrarlo muy inquietante; y ocasionarles miedo si padecen de fobia a los espacios cerrados o claustrofobia. Esto es algo muy importante que comentar al médico antes de someterse al procedimiento; pues en algunos consultorios, los doctores cuentan con máquinas de escaneo abiertas, aunque estas últimas realmente no son muy comunes o fáciles de encontrar.

En algunos casos, es posible que sea necesario inyectar un medio de contraste especial en el torrente sanguíneo a través de una vena en el brazo. Esto se realiza con la finalidad de propiciar la aparición de imágenes más claras de ciertos tejidos u órganos que se examinan.

Por su parte, el radiólogo se sienta en la sala de control al lado del escáner y observa por la ventana. Sin embargo, no por ello el paciente debe sentirse solo, puesto que puede hablar con el radiólogo; por lo general, a través de un intercomunicador, y se le observará en todo momento gracias a un monitor.

Algo muy importante de acotar es que el escáner es ruidoso; por lo que es posible que se le proporcionen algunos auriculares o tapones para los oídos para protegerlos de este ruido. En algunos casos, se le puede colocar algunas canciones en estos auriculares.

¿Por qué una resonancia magnética y no algún otro procedimiento?

Una exploración mediante resonancia magnética puede crear imágenes claras de la mayoría de las partes del cuerpo. Por lo tanto, es útil para todo tipo de casos donde otras pruebas (como los rayos X) no brindan suficiente información requerida.

Se usa generalmente para obtener imágenes definidas del cerebro y de la médula espinal; así como para detectar anomalías y tumores. Incluso los ligamentos desgarrados alrededor de las articulaciones se pueden detectar mediante una resonancia magnética. Por lo tanto, se usa cada vez más después de lesiones deportivas.

¿Cómo prepararme para una resonancia magnética?

Usualmente no necesita mucha preparación. Simplemente, el médico le dará cualquier información sobre los requerimientos antes de ir a su cita para el examen. Es importante que le comente al radiólogo si posee algún tipo de aparato o implante médico; puesto que, por lo general, no es recomendable escanearse con ellos, ya que puede afectar su función o moverlos debido a la gran magnitud del imán.

Por lo tanto, antes de ingresar al área de escaneo, se le debe preguntar si tiene algún dispositivo médico en su cuerpo. Incluso, puede que tenga que completar un cuestionario de seguridad donde se le pregunte acerca de objetos en su cuerpo que puedan contener metal.

Algunos dispositivos médicos que podrían interferir o verse afectados por una resonancia magnética son los siguientes:

  • Desfibrilador interno (implantado) o marcapasos.
  • Implante de oído (coclear).
  • Clips quirúrgicos como los utilizados en los aneurismas cerebrales.
  • Válvulas cardiacas artificiales
  • Implantes de puertos de infusión de medicamentos.
  • Articulaciones o articulaciones metálicas.
  • Estimuladores nerviosos implantados.
  • Pasadores, stents, placas, tornillos o grapas quirúrgicas.

También es importante comentar al radiólogo si alguna vez ha tenido fragmentos de metal en sus ojos o en su cuerpo. En algunos casos, es posible que necesite una radiografía antes de realizar una resonancia magnética, para asegurarse de que pueda ingresar con seguridad al escáner.

Posibles complicaciones tras la resonancia magnética

Las imágenes por resonancia magnética son indoloras y se cree que son seguras. Las imágenes por resonancia magnética no usan rayos X, por lo que las posibles inquietudes asociadas con las imágenes por rayos X y las tomografías computarizadas (que usan rayos X) no están asociadas a las imágenes por resonancia magnética. Sin embargo, e raras ocasiones, algunas personas tienen reacciones al tinte de contraste que a veces se usa.

Por lo general, se aconseja a las mujeres embarazadas que no se realicen una resonancia magnética a menos que sea urgente. Aunque se cree que la exploración es segura, aún no se conocen los efectos a largo plazo de los fuertes campos magnéticos en un bebé en desarrollo.

Efectos Secundarios tras la resonancia magnética

No existen efectos secundarios del escaneo; por lo que puede volver a sus actividades normales tan pronto como esta termine. Las imágenes del escaneo son estudiadas por un médico especialista (un radiólogo) que envía un informe al médico que solicitó el escaneo.

tags: