Para Qué Sirve la Terapia?

¿Alguna vez te sientes demasiado abrumado para lidiar con tus problemas? Si es así, no estás solo. Pues existe algo muy importante que sin duda puede cambiar tu vida. ¿Conoces para qué sirve la terapiaterapia y cómo puede ayudar a mejorar tu vida? Este es un tema muy importante del cual seguro querrás saber más.

Más de una cuarta parte de las personas adultas a nivel mundial experimentan depresión, ansiedad u otro trastorno mental en un año determinado. Otros necesitan ayuda para enfrentar una enfermedad grave, perder peso o dejar de fumar.

Otras personas incluso luchan para hacer frente a los problemas de relación, la pérdida de trabajo, la muerte de un ser querido; el estrés, el abuso de sustancias u otros problemas. Y estos problemas a menudo pueden volverse debilitantes.

Un psicólogo puede ayudarnos a superar estos problemas. A través de la terapia, los psicólogos ayudan a personas de todas las edades a vivir una vida más feliz, más saludable y más productiva.

En la terapia, los psicólogos aplican procedimientos validados científicamente para ayudar a las personas a desarrollar hábitos más saludables y efectivos. Hay varios enfoques de la terapia, que incluyen cognitivo-conductual, interpersonal y otros tipos de  de conversación; que ayudan a las personas a superar sus problemas.

La terapia es un tratamiento colaborativo basado en la relación entre un individuo y un psicólogo. Al estar basada en el diálogo, esta proporciona un entorno de apoyo que le permite hablar abiertamente con alguien que es objetivo, neutral y sin prejuicios.

El psicólogo trabajará junto a nosotros para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que nos impiden sentirnos lo mejor posible.

Una vez terminada la terapia, no solo habremos resuelto el problema que nos trajo allí; sino que habremos aprendido nuevas habilidades para que podamos enfrentar mejor cualquier desafío que surja en el futuro.

Debido a los muchos conceptos erróneos sobre la terapia, muchas personas se manifiestan reacias a probarla. Incluso si conocemos las realidades en lugar de los mitos, podemos sentirnos nerviosos por intentarlo nosotros mismos.

Para Qué Sirve la Terapia hoy en día

Sentirnos enojados, ansiosos, deprimidos es normal; sin embargo, vencer ese nerviosismo vale la pena. Esto se debe a que, en cualquier momento en que nuestra calidad de vida no sea la que deseamos, la terapia puede ayudarnos.

Algunas personas buscan terapia porque se han sentido deprimidas, ansiosas o enojadas durante mucho tiempo. Otros pueden necesitar ayuda para una enfermedad crónica que interfiere con Nuestro bienestar emocional o físico.

Otros pueden tener problemas a corto plazo que necesitan ayuda para navegar. Pueden estar pasando por un divorcio, enfrentando un nido vacío, sintiéndose abrumados por un nuevo trabajo o por la muerte de un familiar, por ejemplo.

Razones para asistir a la terapia

Los signos más importantes de que nos hace falta ir a la terapia, incluyen:

  • Sentir una abrumadora y prolongada sensación de impotencia y tristeza.
  • Nuestros problemas no parecen mejorar a pesar de los esfuerzos y la ayuda de familiares y amigos.
  • Resulta difícil concentrarse en tareas o realizar otras actividades cotidianas.
  • Preocupación excesiva, siempre en espera de lo peor o en constantemente nerviosismo.
  • Ciertas acciones, como beber demasiado alcohol, consumir drogas o ser agresivo, lo están perjudicando a usted o a otros.

¿Cuáles son los diferentes tipos de terapia?

Hay muchos enfoques diferentes para la terapia. Los psicólogos generalmente recurren a uno o más de estos. Cada perspectiva teórica actúa como una forma de ayudar al psicólogo a comprender a sus pacientes, sus problemas y desarrollar soluciones.

El tipo de tratamiento que reciba dependerá de una variedad de factores: la investigación terapialógica actual, la orientación teórica de nuestro psicólogo; y lo que funcione mejor para nuestro situación.

La perspectiva teórica de nuestro psicólogo afectará lo que sucede en nuestra oficina. Los psicólogos que usan  cognitivo-conductual, por ejemplo, tienen un enfoque práctico para el tratamiento.

Nuestro psicólogo podría pedirlnos que abordemos ciertas tareas diseñadas para ayudarle a desarrollar habilidades de afrontamiento más efectivas.

Este enfoque a menudo implica asignaciones de tareas. Nuestro psicólogo puede pedirnos que recopilemos información, como registrar reacciones ante situaciones particulares a medida que ocurren.

Nuestro psicólogo puede querer que practiquemos incluso nuevas habilidades entre sesiones; como pedirle a alguien con fobia a los ascensores que practique presionando los botones del ascensor. También puede colocarnos asignaciones de lectura para que podamos aprender más sobre un tema en particular.

En contraste, los enfoques terapiaanalíticos y humanísticos generalmente se enfocan más en hablar que en hacer. Puede pasar sus sesiones hablando de sus experiencias tempranas para ayudarnos a nosotros y a nuestro psicólogo a comprender mejor las causas de raíz de nuestros problemas actuales.

Nuestro psicólogo puede combinar elementos de varios estilos de terapia. De hecho, la mayoría de los terapeutas no se vinculan con ningún enfoque. Por el contrario, combinan elementos de diferentes enfoques y adaptan nuestro tratamiento según las necesidades de cada paciente.

Lo principal que debe saber es si Nuestro psicólogo tiene experiencia en el área en que necesita ayuda y si nuestro psicólogo siente que puede ayudarnos.

Terapia de Comportamiento o Terapia Conductual

La  conductual ayuda a los pacientes a comprender cómo los cambios en el comportamiento pueden generar cambios en cómo se sienten. Se enfoca en aumentar la participación de la persona en actividades positivas o que se refuercen socialmente.

El enfoque evalúa qué está haciendo el paciente y luego trata de aumentar las posibilidades de tener experiencias positivas. El objetivo de eso es lograr respuestas de comportamiento deseables para reemplazar las indeseables.

La terapia conductual puede ayudar a las personas cuya angustia emocional se deriva de las conductas en las que participan.

Terapia Cognitiva

La terapia cognitiva comienza con la idea de que lo que pensamos da forma a cómo nos sentimos. La depresión, por ejemplo, puede deberse a pensamientos o creencias que no se basan en pruebas; como “soy inútil” o “todo va mal por mi culpa”.

Cambiar estas creencias puede cambiar la visión de una persona de los eventos y su estado emocional. La terapia cognitiva observa el pensamiento actual y los patrones de comunicación, en lugar del pasado. El terapeuta trabaja con el paciente para confrontar y desafiar los pensamientos inapropiados al fomentar diferentes formas de ver una situación.

La terapia cognitiva puede ayudar a tratar condiciones tales como el trastorno de estrés postraumático (TEPT). La terapia conductual cognitiva (TCC) combina la  cognitiva con la conductual, para abordar tanto los pensamientos como las conductas.

Terapia Interpersonal

La terapia interpersonal puede involucrar movimiento, drama y música; puede ayudar a personas de cualquier edad y se puede hacer en grupos, parejas o de forma individual. Este enfoque se centra en las relaciones interpersonales.

La depresión, por ejemplo, puede deberse a la relación de una persona con los demás. Las habilidades de aprendizaje para mejorar los patrones de comunicación pueden ayudar al paciente a manejar la depresión.

En primer lugar, el terapeuta puede ayudar al paciente a identificar emociones relevantes y de dónde provienen. Luego pueden ayudarles a expresar las emociones de una manera más saludable.

Por ejemplo, alguien que responde sentirse descuidado al enojarse puede desencadenar una reacción negativa en un ser querido. Aprender a expresar el dolor y la ansiedad con calma puede aumentar las posibilidades de que la otra persona reaccione positivamente.

El paciente aprende a modificar su enfoque de los problemas interpersonales, los entiende y los maneja de forma más constructiva.

Las personas que podrían beneficiarse de este tipo de  incluyen personas que sufren de ansiedad por complacer a los demás a sus propias expensas; o que descubren que tienen relaciones interpersonales volátiles.

Terapia Familiar

Un terapeuta familiar observa los síntomas en el contexto familiar; puesto que algunas condiciones requieren el tratamiento de la unidad familiar. Un ejemplo es cuando un paciente tiene depresión debido a problemas matrimoniales.

En estos casos, la terapia cognitiva, la conductual, y especialmente la interpersonal pueden ayudar. La identificación de patrones familiares que contribuyen a un trastorno del comportamiento o enfermedad mental puede ayudar a los miembros de la familia a romper hábitos y patrones negativos.

A menudo, la terapia familiar se enfoca en mejorar la comunicación dentro de la familia. Los participantes aprenden nuevas formas de escuchar y cómo formular preguntas y responder a ellas abiertamente en lugar de defensivas.

La  familiar generalmente involucra sesiones de discusión y resolución de problemas con el paciente y la familia, como grupo, en parejas o individualmente.

Terapia de grupo

Una sesión de terapia de grupo generalmente involucra de 6-12 pacientes y un terapeuta. Los participantes tienen problemas similares, se benefician del terapeuta y observan cómo otros manejan sus problemas y responden a los comentarios.

Recibir retroalimentación de otras personas con problemas relacionados puede dar una nueva perspectiva y ayudar a facilitar la mejora y el cambio. La terapia grupal puede ayudar a aquellos que pueden sentir una sensación de aislamiento debido a su problema.

Aunque la participación en un grupo puede parecer intimidante, ayuda a las personas a darse cuenta de que no están solas; y que otros comparten el mismo problema. El sentido de apoyo es generalmente poderoso y muchos participantes en  de grupo encuentran la experiencia gratificante.

Terapia Dinámica

La  terapia dinámica se enfoca en las causas profundas del comportamiento. Por ejemplo, patrones de comportamiento derivados de la crianza de una persona o experiencias de vida anteriores; que continúan impactando las conductas actuales.

El objetivo es aumentar la autoconciencia y la comprensión de cómo el pasado afecta el comportamiento actual; gracias a que el paciente considerará problemas y síntomas no resueltos que provienen de relaciones disfuncionales pasadas.

Los problemas no resueltos pueden subyacer a comportamientos como el abuso de drogas o alcohol. Esto puede ayudar a las personas a comprender la fuente de su angustia emocional; generalmente explorando motivos, necesidades y defensas de las que no tienen conocimiento.

La  terapia dinámica puede ayudar a las personas cuyos síntomas no han sido resueltos por otras formas de terapia.

¿Por cuánto tiempo debería ir a la Terapia?

La duración de la terapia depende de varios factores: el tipo de problema o trastorno; las características y la historia del paciente; los objetivos del paciente; lo que sucede en la vida del paciente fuera de la terapia, y la rapidez con la que el paciente puede progresar.

Podrá parecer increíble, pero algunas personas sienten alivio después de una sola sesión de terapia. Reunirse con un psicólogo puede dar una nueva perspectiva; ayudarlos a ver las situaciones de manera diferente; y ofrecer alivio del dolor.

Sin embargo, la mayoría de las personas encuentran algún beneficio es después de algunas sesiones; especialmente si están trabajando en un problema único y bien definido, y no esperaron demasiado antes de buscar ayuda.

Si ha estado sufriendo de ansiedad extrema, por ejemplo, puede sentirse mejor simplemente porque está tomando medidas al respecto; lo cual se vuelve un signo de esperanza de que las cosas cambien.

Por otro lado, el psicólogo también podría ofrecer una nueva perspectiva al comienzo del tratamiento; que le brinde una nueva comprensión del problema. Incluso si su problema no desaparece después de algunas sesiones, puede estar seguro de que ya está progresando; así como también aprendiendo nuevas habilidades para afrontar problemas que serán útiles en el futuro.

Por desgracia, otras personas y situaciones tardan mucho más en beneficiarse de la terapia, tal vez un año o dos. Estos pacientes pueden haber experimentado traumas serios, tener problemas múltiples o simplemente no tener claro qué los hace infelices.

Es importante seguir con la terapia el tiempo suficiente para darle la oportunidad de funcionar. Es importante recordar que las personas con enfermedades mentales graves u otros cambios importantes en la vida pueden necesitar terapia continua. Las sesiones regulares pueden proporcionar el apoyo que necesitan para mantener su funcionamiento diario.

Otros continúan la terapia incluso después de resolver los problemas que los trajeron allí inicialmente. Eso se debe a que continúan experimentando nuevas ideas, un mejor bienestar y un mejor funcionamiento.

¿Qué sucede después de que termina la Terapia?

Tras finalizar la terapia, probablemente visite a su médico para realizarse chequeos periódicos. Es posible que desee reunirse con su psicólogo de nuevo un par de semanas o un mes después de que termine la psicoterapia; para informarle cómo le está yendo. Si todo está bien, puedes resumir las cosas en esa sesión de seguimiento.

No debemos pensar que la psicoterapia tiene un comienzo, un desarrollo y un final. Podemos aprender a resolver un problema, luego enfrentar una nueva situación de conflicto en nuestras vidas; y, por ende, sentir que las habilidades que aprendimos durante la última terapia necesitan un pequeño ajuste.

Solo debemos ponernos en contacto con nuestro psicólogo nuevamente. Después de todo, él o ella ya conoce nuestra historia.

Por supuesto, no se debe que aparezca una crisis para ver al psicólogo nuevamente. Es posible que solo haga falta una sesión de “refuerzo” para reforzar lo que aprendimos la última vez. Piense en que la terapia sirve para mantener un equilibrio psicológico.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.