Para Qué Sirve la Trimebutina?

La trimebutina es un medicamento antiespasmódico perteneciente al grupo de los alcaloides. Quizás alguna vez has escuchado hablar de ella, pero no sabes para qué sirve la trimebutina; por lo cual hoy aclaremos esta duda para todos.

Los alcaloides son fármacos que se caracterizan por sus efectos anticolinérgicos y analgésicos; lo cual les hace increíbles aliados para el tratamiento del dolor y los problemas abdominales, así como para las molestias de carácter gastrointestinal.

Es así como se puede clasificar la trimebutina también como un medicamento anticolinérgico. Esto hace posible sus efectos sobre el neurotransmisor acetilcolina; el cual mengua sus daños en el sistema nervioso periférico y central. Esto hace posible una disminución en la actividad de los receptores muscarínicos; y reduce a su vez o interrumpe las contracciones y espasmos tanto de glándulas como órganos.

Usos de la Trimebutina

La trimebutina se usa especialmente para el tratamiento de enfermedades y padecimientos gastrointestinales; lo cual es posible debido a su efecto sobre determinados plexos nerviosos de los intestinos, conocidos como plexos de Auerbach o Mientérico y de Meissner.

Para profundizar un poco en este aspecto, es importante saber que los plexos nerviosos son aquellos que se encargan de ejecutar el movimiento peristáltico; es decir, el movimiento que realizan los intestinos para lograr la digestión. A su vez, son también aquellos que controlan los cólicos, el dolor y la excreción de ácido clorhídrico para asimilar los alimentos; para producir el reflejo del vómito y ocasionar las náuseas.

Cabe destacar que la trimebutina no efectúa una interrupción total de la motilidad intestinal; sino que la regula, lo cual posibilita una mejora en el proceso de digestión mientras lo normaliza. Esto, sin detener la producción de secreciones, hormonas y sustancias que son procesadas a través del sistema digestivo.

Por otro lado, algunos usos alternos de la trimebutina incluye el tratamiento de la acalasia, la colitis ulcerosa, el síndrome de colon irritable y los vómitos incontrolables. Asimismo, se ha comprobado su efectividad para el tratamiento de las flatulencias dolorosas y el estreñimiento; y no solo aquel ocasionado por la hipomotilidad intestinal sino aquel provocado por la hipermotilidad intestinal y determinados problemas de la musculatura lisa.

Qué enfermedades trata la Trimebutina

La trimebutina no solo controla y regula la motilidad intestinal; sino que también propicia el alivio de los dolores generados por ciertas afecciones, entre ellas las cuales destacan la colitis, la diverticulitis y el colon irritable.

La trimebutina sirve para tratar las siguientes enfermedades:

  • Acalasia
  • Síndrome de colon irritable
  • Colitis
  • Diverticulitis
  • Ulcera duodenal
  • Estreñimiento por hipomotilidad
  • Estreñimiento por hipermotilidad
  • Dolor del intestino grueso
  • Gastritis
  • Vómitos por úlcera o espasmos
  • Gastroenteritis infantil
  • Distención abdominal
  • Flatulencias dolorosas
  • Enfermedad por reflujo
  • Íleo posquirúrgico
  • Calambres estomacales
  • Dispepsia funcional
  • Dolor abdominal

La trimebutina para tratar el colon irritable y la colitis

La trimebutina hace posible manejar gran cantidad de los síntomas asociados al síndrome de colon irritable; como son la inflamación, el dolor abdominal, la sensación de llenura y la irregularidad en las funciones intestinales.

La trimebutina también alivia otra serie de padecimientos, como la diarrea y el estreñimiento, la inflamación, los gases y las ganas inminentes de defecar. En estas ocasiones, la trimebutina se puede emplear como complemento a la medicación del paciente; puesto que se debería tomar en consideración un tratamiento específico para combatir las causas fundamentales de estas enfermedades.

Sirve para tratar los vómitos por úlceras, los calambres estomacales y la acalasia

Como se comentó anteriormente, una de las principales funciones de este medicamento es la inhibición de ciertas acciones de los plexos de Auerbach y de Meissner. Esto hace posible que el paciente se sienta mejor; pues se ven disminuidos los reflejos del vómito, los cólicos intestinales, el dolor abdominal por espasmos y otros movimientos peristálticos.

La trimebutina sirve para el estreñimiento

La trimebutina sirve para corregir la hipermotilidad y la hipomotilidad del intestino, lo cual fomenta la regularización de las funciones intestinales. En palabras más simples, esto quiere decir que la tirmebutina ayuda a que los intestinos trabajen en la digestión a un paso más normal; lo cual disminuye los trastornos por mala digestión y el estreñimiento.

Es importante destacar que la trimebutina no es un laxante; sino que cumple la función de ayudar a que los movimientos peristálticos de los intestinos ocurran de forma regulada; con el propósito de una digestión más adecuada de los alimentos.

Efectos secundarios de la Trimebutina

Si bien la trimebutina suele ser tolerada por los pacientes de forma regular; existen algunas personas que pueden manifestar alergia a la trimebutina.

Por otro lado, su uso en mujeres embarazadas y aquellas que están en período de lactancia podrían verse afectadas por la trimebutina; ya que, debido a su característica alcaloide, puede perjudicar el desarrollo del bebé.

La diarrea es uno de los efectos secundarios más comunes en la trimebutina, así como diarrea, sequedad en la boca, y nauseas. En este sentido, las personas de edad avanzada son las más afectadas por estos síntomas.

Otros efectos secundarios también propensos para los ancianos son reacciones mentales adversas, como confusión, aturdimiento y problemas de memoria. Es por esto que la trimebutina solo debe ser administrada bajo supervisión de un médico de manera estricta; y no administrarse por un período de tiempo más extenso o menor al indicado por el profesional de la salud.

Asímismo, debe recordar que el contenido de este artículo es simplemente de carácter informativo. No debe dejar de asistir a un médico si siente que desconoce el tratamiento adecuado con trimebutina, o si sería bueno para usted o no. Lo ideal es que un doctor estudie su padecimiento y le efectúe diversos análisis, con el objeto de determina qué medicamento es más apto para su condición; o si de hecho necesita alguno.

En ciertos casos, las diarreas y otros síntomas desaparecen por sí solas con los días, por lo que es importante estudiar con atención la sintomatología que presenta; con el propósito de descifrar qué condición está enfrentando y cómo afrontarla de la mejor forma posible, sin comprometer aún más su salud ni poner en riesgo su vida.

Recuerde que nuestro cuerpo es un templo, y debemos cuidarlo como tal.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *