Para qué sirve un mapa

Durante siglos, el ser humano siempre ha sentido esa necesidad por conocer todo lo que está a su alrededor. A pesar de no ser tan exactos, los pueblos más primitivos realizaban una cartografía rudimentaria, en donde se mostraba una flecha que indicaba la dirección de dos puntos.

Estos primeros indicios, fueron lo que posteriormente dieron lugar al mapa, una representación gráfica y métrica de una porción de territorio que generalmente se encuentra sobre una superficie bidimensional, aunque también puede llegar a ser esférica.

La principal propiedad de los mapas, es su casi perfecta exactitud. Gracias a las propiedades métricas, las medidas de distancias, ángulos o superficies que se toman, dan como resultado una representación que posee las mismas medidas realizadas en el mundo real.

Los primeros rastros de un mapa, fueron más representaciones cartográficas que se realizaban en la arena o nivele. Sin embargo, se dice que el mapa más antiguo registrado, fue creado hace unos cinco mil años, siendo estas tablillas babilónicas.

Si hablamos de aquellos mapas que cuentan con un fundamento físico, entonces los primeros provinieron de Grecia, donde se buscó reproducir con fidelidad las informaciones que eran aportadas por diversos viajeros.

Con los mapas puedes ubicar otros lugares de una manera más fácil

Los mapas son de gran utilidad para aquellas personas que viajen o simplemente desean conocer una zona a la que nunca han ido antes. Además de ello, también existen mapas encargados en cumplir otras funciones aparte de las de mostrar estados o países.

Con la ayuda de los mapas, también se pueden visualizar datos importantes de todo el globo terráqueo, como números de población, tipos de clima o vegetación que crecen en cada zona, así como otros datos de igual relevancia que nos ayudan a distinguir ciertos elementos.

Si hablamos de un mapa político, entonces este representara las regiones del país en diferentes colores, para que así puedan ser distinguidas con gran facilidad

Beneficios de los mapas

Durante siglos, el mapa ha traído grandes beneficios al hombre. Cuando se naufragaba o viajaba por tierra, era indispensable tener uno para lograr saber la ruta indicada que permitiera llegar hacia otro extremo lejano.

A pesar de los avances que tenemos en la actualidad, el mapa sigue cumpliendo dicha función, aunque de una manera mucho más efectiva. Primero que nada, ya no es necesario tener un mapa en la mano para lograr ubicar otros lugares, ya que contamos con otros dispositivos móviles que utilizan un sistema de geolocalización.

En pocas palabras, podemos ver cualquier parte del mundo a través de un mapa satelital, lo cual representa una gran ventaja para aquellas personas que no saben qué ruta llegar para lograr ir hacía un punto de destino.

El mapa clásico también es muy utilizado en el área educativa, ya que nos da un conocimiento pleno de la ubicación en donde se encuentra nuestro propio país, además de aquellos que comparten fronteras.

Adicionalmente, el mapa cuenta siempre con una leyenda, en donde se estará mostrando por colores algunos aspectos como el nombre de cada país, estado, vegetación, clima, población, entre otros elementos más.

Elementos del mapa

Para que un mapa sea fácil de interpretar, este debe de contener algunos elementos básicos, tales como la leyenda y escala. Independientemente de lo grande que pueda ser un mapa, si este cuenta con una leyenda llena de símbolos arbitrarios convencionales, puede ser mejor entendido por la persona.

Cabe destacar que las ciudades y pueblos son distinguidas por puntos, cuadrados o superficies sombreadas. Por otro lado, es primordial que las masas de agua sean representadas con el color azul.

En el caso de que no existan masas de agua en la zona, pero sí fronteras políticas con otros países, estas deberán de ser representadas con líneas continuas o discontinuas.

Algunos tipos de mapas

  • Mapa a margen perdido: Como su nombre lo dice, es un mapa completamente imparcial que carece de margen, de tal manera que el espacio cartografiada llega hasta el límite de la hoja.
  • Mapa actual: Representa los datos topográficos y geográficos que fueron extraídos de manera reciente.
  • Mapa administrativo: Representa los hechos principales de la organización administrativa dentro de un territorio.
  • Mapa de base: Es un mapa que se reproduce totalmente o de manera parcial, y en uno o diversos colores que dan la posibilidad de sobreponer datos temáticos.
  • Mapa catastral: Se muestran los límites de la propiedad de tierra.
  • Mapa continental: Como su nombre lo dice, representa todo un continente. Lo más común es que se utilice una escala comprendida entre 1:20.000.000 y 1:50.000.000.
  • Mapa corocromático: Se marcan ciertas áreas de manera cualitativa y empleando para ello tramas o colores.
  • Mapa de corrientes: Se encarga de representar la velocidad y dirección que toman las corrientes marinas.
  • Mapa analítico: Este mapa se encarga de representar gráficamente los elementos de un fenómeno.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *