Para qué sirve un Mapa Conceptual

Introducción

Los estudios son un elemento clave dentro de la sociedad ya que junto a la familia, que viene siendo la base de esta importante estructura, permiten la formación del individuo al impartirle no sólo valores, sino también conocimientos que se vuelven en parte fundamental de su aprendizaje. Es así como nos vamos moldeando a medida que crecemos y empezamos a adquirir consciencia de nuestras acciones, pudiendo evaluar en base a lo que nos han inculcado qué está bien o qué está mal, teniendo ésa increíble capacidad de discernimiento que es posible gracias a lo que nos han enseñado nuestros padres o los responsables encargados de nuestra crianza.

Son ellos junto a los tutores o profesores quienes se convierten en pilares de esta constante capacitación, donde nos toca asumir el reto de comprometernos a realizar un descubrimiento de ésos temas que están al alcance de todos; sin embargo, a veces termina siendo una hazaña que se hace un poco cuesta arriba cuando no se tienen las herramientas necesarias. Por ende, si contamos con la plena disposición por dedicarnos a indagar cualquier área de nuestro interés, dicha tarea se nos facilita aún más si existen tales implementos de investigación a la mano, que son recursos muy útiles que terminan por sacarnos de un apuro.

Propiedades de un Mapa Conceptual

Ya que la habilidad para retener información varía de una persona a otra, hay mecanismos muy eficaces como éste que ayudan a priorizar las ideas de modo que el almacenamiento de los datos en nuestro cerebro sea más preciso y conciso, esquematizando mediante un método gráfico ésos conceptos y sus relaciones con las debidas definiciones o explicaciones de cada uno con ejemplos. Razón por la cual nuestra capacidad de síntesis se verá reflejada en esta suerte de guía que, a pesar de ser subjetiva porque es libre en lo que respecta a su elaboración como tal, no excluye algunos puntos coincidentes que se hallarán presentes en todos aquéllos que se desarrollen como lo veremos más adelante.

Beneficios de un Mapa Conceptual

La ventaja de llevar a un plano palpable lo aprendido, repercutirá favorablemente no sólo en nuestra manera de comprender y analizar todo cuanto se nos ha impartido, sino que además serán varios los aspectos que abarcará y que en definitiva siempre representarán una ayuda a quienes nos encontramos estudiando. Es así como este maravilloso instrumento que data de los años setenta aún sigue en vigencia, a pesar del auge tecnológico que disponemos en el presente que no en vano, también la incluirá en algunos programas de procesamiento de textos para beneficiarnos de muchas formas, como:

  • Categorizar lo realmente relevante y descartar aquéllas cosas que resulten redundantes o poco trascendentes, empleando una jerarquía que debe respetarse.
  • Establecer un orden de las ideas partiendo de la principal, hasta llegar a las que se derivan de la misma, manteniendo una organización donde todas se encuentran interconectadas.
  • Fomentar el aprendizaje y el pensamiento, centrándose en la facultad para no únicamente memorizar, sino incluso desarrollar integralmente todo nuestro potencial maximizando las destrezas.
  • Fijar en un bosquejo más que nociones, los conceptos en concreto para que el entendimiento de los textos sea sencillo y se nos haga fácil el repaso, antes de enfrentarnos a un examen.

  • Impulsar la creatividad y capacidad reflexiva al recordar lo que nos parezca importante y que deba destacarse, dentro de esta representación gráfica que ejecutaremos libremente.
  • Fungir de material de apoyo por la brevedad intrínseca que caracteriza al contenido, que por supuesto, al ser visualizado de un modo amigable es mucho más directo y asimilable que un texto.
  • Limitar la generalización en relación a un tema resumiéndolo con objetivos puntuales, donde será prudente distinguir los del panorámico que se enfoca en la descripción y el detallado que, como su nombre lo indica, enfatiza los detalles.
  • Abordar con simpleza y darle un tratamiento de fácil interpretación a lo que nos resulta en extremo complejo, utilizando para ello pocas palabras que respondan cabalmente a nuestras inquietudes.
  • Por último, esta magnífica herramienta no es solamente apta para estudiantes y profesores (como instrumento de evaluación), porque aparte comprende otras áreas de conocimiento como la psicología e investigaciones asociadas a la educación.

Componentes de un Mapa Conceptual

A diferencia del mapa mental que se vale más que de palabras de ilustraciones para su realización, el conceptual se centra justamente en varios conceptos que establecen nexos con el uso de líneas y círculos que van demarcándolos, que visualmente se distinguen por la jerarquía que tiene uno sobre otro y con el empleo de colores para destacar las idea principal de las ideas secundarias o complementarias. Siguiendo un orden de su formulación, encontraremos que estará compuesto por:

  • El concepto, que es el recurso por excelencia con el cual se le da un nombre a todos los elementos, sean éstos concretos u abstractos y también a situaciones en particular, pudiendo denominarlos gracias a esta palabra que los designará.
  • Pero así como este núcleo desde donde parte el origen de todo el esquema es elemental, también lo serán unos puertos de enlace que vienen siendo todas ésas palabras clave que emergen para conectar el concepto con otros, pudiendo armar con ellas expresiones lógicas como, por ejemplo, una proposición que se obtiene de la unión de varios conceptos.

  • Además, no solamente hay puertos sino también líneas de enlace que en algunas ocasiones se representan con flechas aunque no son estrictamente necesarias, porque para eso las palabras clave conectan los conceptos que, posteriormente, se enlazan con líneas cuando existe una relación entre uno y otro.
  • De haber preguntas de enfoque, éstas se responderán directamente con una sola palabra y no con varias, menos aún con oraciones; se utilizarán de ser realmente significativas, acompañadas en algunos casos de conectores (como “porque”) que sirvan de guía.
  • Para cerrar, en ocasiones puede presentarse una relación cruzada que sí debe ser señalada con una flecha, ya que los segmentos al encontrarse distantes dentro del mapa, toca unirlos con este tipo de enlace para realzar esta conexión tan importante.

Elaboración de un Mapa Conceptual

Lo primero, será tomar la fuente que contiene la información de nuestro interés que puede ser desde un libro o una revista hasta nuestro cuaderno o libreta de apuntes, donde luego de haber realizado una lectura silenciosa y exhaustiva que nos permita captar las ideas más relevantes, las empecemos por resaltar incluyendo aquéllas que desconozcamos para investigarlas y así despejar cualquier duda. Una vez aclarada nuestra inquietud, proseguimos para avanzar hacia el próximo paso, que consistirá en dividir las que nos resulten como principales y secundarias que van dentro de un círculo, siguiendo el mismo orden o jerarquía si tienen la misma relevancia ubicándolas en un mismo plano o nivel.

Siendo precavidos en cuanto a los tipos de conceptos que se manejen si son o no derivados uno de otros y de existir una relación cruzada, no olvidar el tipo de conexión que se emplea para cada caso: con líneas y conectores sobre ellas que expliquen el porqué de la unión o bien, flechas que atiendan a una correspondencia entre algunos que, aun estando en segmentos separados dentro del gráfico, guardan un vínculo significativo el cual no puede quedar excluido. Una vez que esté completamente estructurado, con la agrupación y el orden adecuado, lo que nos queda es hacer una comprobación de acuerdo al texto que tomamos de referencia, recordando que no es estricto que siga los sugeridos por éste pero sí debe guardar al menos una mínima semejanza.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.