Para qué sirve un reglamento

Para asegurar una buena convivencia entre las personas que conforman una sociedad, es necesario que se establezcan ciertos limites que no pueden ser atravesados, debido a que esto podría generar una ruptura en el orden público. Cuando una persona infringe las normas, lo ideal sería que esta reciba algún tipo de castigo o sanción.

Un reglamento es el que se encarga de esto, debido a que contiene un conjunto de normas que se encuentran ordenadas de manera alfabética; y que son necesarias en la mayoría de los espacios en donde conviven grupos de personas, como una empresa, comunidad, entre otros más.

Aplicación de un reglamento

El uso del reglamento puede ser de gran utilidad en diferentes situaciones. Por ejemplo, en una escuela donde se pueden dictar las normas con las cuales los estudiantes deberán de actuar. Esto hará que se cree un ambiente de orden dentro de las instalaciones educativas, además de que un reglamento promueve otros factores como la puntualidad, buena presentación, buena convivencia, entre otrascosas.

Si hablamos de un país, con el reglamente se tienen las normas que deben de ser cumplidas en relación a la ley. De no ser así, entonces la persona implicada en la ruptura de las normas, deben de recibir un castigo que vaya de acuerdo a la gravedad de sus actos.

Los reglamentos también se encuentran presentes en nuestra vida cotidiana, aunque es probable que no nos percatemos de ellos. Esto se aplica en los momentos de ocio o cuando adquirimos algún contrato de trabajo. Inclusive, en ciertas áreas como las de videojuegos, existen reglamentos que deben de ser seguidos para evitar suspensiones.

Tipos de reglamentos

Reglamento de leyes orgánicas

Como su nombre lo dice, tiene un valor legal más alto que el resto de los reglamentos, convirtiéndolo en uno de los más importantes en una nación, ya que trata temas que son de interés para los habitantes de un país, como la salud, trabajo y educación.

Reglamento de leyes ordinarias

Son reglamentos que, a pesar de aplicarse a menor escala, no dejan de ser importantes para la buena conciencia de la sociedad. Probablemente no son leyes que sean tan estrictas como las que impone el reglamento de leyes orgánicos, aunque algunas si requieren de un determinado reglamento para que sean cumplidas.

Reglamento interno empresarial

Al igual que sucede en un país o sociedad, dentro de una compañía también se manejan normas que garantizan la convivencia de todas las personas. En el reglamento interno empresarial, se establecen algunas normativas que serán de obligatorio cumplimiento para los trabajadores.

Debido a que una compañía está dividida en distintas ramas, los reglamentos pueden llegar a diversificarse en ellas, o incluso pararse en función del tipo de trabajador que es.

Reglamento interno académico

Las instituciones educativas son la base fundamental de la sociedad, y es la razón por la que necesitan de reglas para aquellos que se encuentren en sus dominios. Debido a esta razón, se establecen reglamentos internos de carácter académico, los cuales abarcan una multitud de requerimientos.

Aquellas instituciones, como un colegio, suelen estar regidas por un reglamento que puede ser único, cuya finalidad es la de establecer los deberes básicos que deben de cumplir cada uno de los estudiantes.

Reglamento institucional

Sigue la misma estructura que el reglamento interno empresarial, aunque está enfocado en las instituciones públicas y que pertenezcan al estado. Tanto los empleados como las instituciones, debe de cumplir todos los reglamentos que sean impuestos.

El reglamento institucional también es de utilidad para poder establecer aquellas actividades que pueden ser realizadas por los cargos altos de una determinada institución, así como también los procedimientos o requerimientos necesarios para formalizar su nombramiento.

Una de las ventajas principales de los reglamentos de las empresas públicas, es que los trabajadores tienen mucha más libertad para exigir lo que allí se encuentra normado ante los entes competentes.

¿Qué pasaría si viviéramos sin reglas?

Como hicimos mención anteriormente, gracias a las normas que se encuentran plasmadas dentro de un reglamento, se asegura la paz en la convivencia de un grupo de personas. Si no existieran estos ejemplos de lo que se considera malo o bueno dentro de la sociedad, probablemente viviríamos en un mundo de caos, en donde cualquier persona puede cometer delitos sin tener que preocuparse por las consecuencias.

Los reglamentos también se encargan de formarnos como personas, ya que nos enseñan a adquirir ciertos valores, además de comportamientos que son considerados como apropiados dentro de la sociedad.

Aunque cada nación suele tener algunas reglas que pudieran no estar presentes en otras, muchas de ellas son bastante generalizadas, debido a que son básicas para cualquier sociedad.

tags:

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *