Para qué sirve una entrevista

Cuando se requiere conocer la opinión sobre una persona, en especial aquella que se desempeña o quiere hacerlo en un cargo público, normalmente se suele recurrir a la entrevista. Por medio de este método, el entrevistador se encarga de formular aquellas preguntas que este considere las más apropiadas, y que deberán de ser respondidas por el entrevistado, quien dará a conocer sus propias opiniones o actitudes.

A pesar de existir ciertas preguntas que pueden estar formuladas previamente para el entrevistado, dependiendo de las respuestas que este dé, pueden ir surgiendo otras nuevas, por lo que nunca se sabe hasta que punto puede llegar una entrevista.

Los procedimientos para la realización de una entrevista pueden variar dependiendo de los diferentes modelos epistemológicos. En el caso de la entrevista cualitativa, esta se caracteriza por ser flexible, debido a que se enfoca más en una conversación que se adapta a la personalidad del encuestado.

¿Cómo se originó la entrevista?

El uso de la entrevista lleva una larga historia, la cual se remonta a las últimas décadas del siglo XIX. Los principales objetivos de las entrevistas, eran personas que tenían lazos con el poder, quienes buscaban una alternativa para comunicarse con el público en general.

Una entrevista se caracteriza por intentar ser lo más transparente posibles, lo que implica que no todas las preguntas que se formulen tienen que ser positivas. Debido a esto, los entrevistados tuvieron que aceptar aquellas preguntas insidiosas que eran formuladas por el entrevistados.

La entrevista siempre suele despertar la curiosidad de los demás televidentes. Todo el mundo espera la revelación de algún secreto guardado por parte de la persona que está siendo entrevistada, en especial si esta se trata de una figura pública.

Beneficios de la entrevista

En la actualidad, una entrevista es el mejor medio para que aquellos funcionarios públicos, puedan dar a conocer información al resto de la población. Algunos de los beneficios de la entrevista son:

  • Para un aspirante a cierto puesto público, ser entrevistado es una de las mejores maneras de darse a conocer, así como también sus ideas.
  • La población en general puede estar al tanto de información de interés.
  • Se tocan temas de gran importancia, los cuales no necesariamente serán positivos.
  • Tienen un alto contenido, en especial cuando es revelada información que se mantuvo secreta durante largo tiempo.

Los tipos de entrevista y sus características

Las entrevistas pueden variar dependiendo de la persona que esté elaborando las preguntas. Mientras que algunas de ellas siguen un orden especifico y casi perfecto, otras suelen desviar el tema dependiendo de la respuesta que dé el entrevistado.

Si hablamos de los tipos de entrevistas, estás pueden ser:

Entrevistas estructuradas

Podemos decir que la entrevista estructurada es lo más parecido que hay a un cuestionario. Esto se debe a que todas sus preguntas se han elaborado mucho antes de que el entrevistado tenga contacto con el entrevistador, quien suele seguir un orden especifico de las mismas.

Entrevista semi-estructurada

A diferencia de la anterior, en las entrevistas semi-estructuradas las preguntas no siguen necesariamente un orden en específico. Más que eso, son un medio que ayudan a mantener la entrevista siempre centrada en el tema que se está tratando.

A pesar de ser preguntas abiertas, la finalidad de las mismas es la de indagar más sobre un hecho o evento que pueda suceder, y del que solo el entrevistado tenga conocimiento.

A diferencia del anterior tipo de entrevista, en esta no se sigue un orden rígido, ya que el flujo de la conversación puede adaptarse dependiendo de la situación y muestra una alta flexibilidad.

Entrevista no estructurada

Si hablamos del modelo perfecto o que más se acerque a una entrevista verdadera, este podría ser la no estructurada. En este tipo de entrevistas las preguntas surgen como producto de la conversación entre dos personas, por lo que no existen las que se elaboran previamente, como lo es el caso de la entrevista estructurada.

Fases y estructuras de la entrevista

Dentro de la entrevista podemos notar una secuencia de pasos que se derivan de una conversación diaria:

Fase de apertura

Romper el hielo siempre es una de las mejores maneras para mejorar la interacción entre dos personas. Con las entrevistas también se dan estos casos, por lo que el entrevistador siempre establece primero una pequeña conversación que no tiene nada que ver con el tema principal a tratar.

La propia entrevista

En esta sección el presentador se encarga de informar sobre los posibles temas que se van a tratar en la entrevista, aunque también suelen haber algunos giros que se asemejan más a una conversación común y corriente entre dos personas.

Cabe destacar que el entrevistado debe de dar su consentimieno con respecto a los temas que se van a tratar. Para asegurar que esto se cumpla, normalmente se suele presentar un acuerdo de cooperación.

 

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.