Para qué sirven las emociones

Las emociones tienen una gran influencia dentro de nuestras vidas, debido a que definen en cierta manera la manera en que pensamos o nos comportamos. Una emoción puede llegar a ser de corta duración, como por ejemplo cuando no molestamos por algo que ha pasado en el momento. Por otro lado, también puede llegar a ser de larga duración, siendo el caso de la tristeza al perder un ser querido.

Si hay que buscar una definición más exacta de lo que significan las emociones, lo podemos decir que se trata de un estado psicológico de gran complejidad, en donde se ven involucrados tres componentes distintos: la experiencia subjetiva, una respuesta fisiológica y un comportamiento o respuesta expresiva.

Por otro lado, Peter Salovey, uno de los pioneros de la inteligencia emocional, define a la emoción como un conjunto de metahabilidades que podemos llegar a aprender, y que estructuran el concepto en torno a cinco dimensiones, las cuales se encuentran referidas a:

  • El conocimiento de las propias emociones
  • La habilidad de autocontrol
  • Capacidad de automotivación
  • Reconocimiento de las emociones de las demás personas
  • Control de las relaciones

Funciones de las emociones

Existen tres funciones que desempaña cada una de las emociones. Entre ellas, tenemos a las siguientes:

  • Funciones adaptativas: Con la ayuda de las emociones, podemos afrontar y adaptarnos a todas las cosas que nos ocurren en nuestro entorno. En pocas palabras, nos permiten desarrollar ciertas conductas, las cuales se encuentran dirigidas a un propósito.
  • Funciones sociales: Una de las actividades más importantes de los seres humanos, es la de socializar, debido a que es una de las bases principales que nos ayudarán en ciertos elementos, como conseguir empleo, hacer amigos o tener una pareja.

Las funciones sociales, son aquellas que nos permiten construir dichos vínculos, de tal manera que podemos cubrir la importante necesidad de tener que socializar con los demás.

  • Funciones motivacionales: La motivación está fuertemente relacionada con las emociones. Las funciones motivacionales de las emociones están relacionadas con el nivel de intensidad con el cual realizamos determinadas cosas, así como también el camino que tomemos ante cualquier situación.

Dependiendo de la situación que se nos presente, podremos enfocarnos en acércanos o aislarnos de personas, acciones u objetos.

¿Qué beneficios traen las emociones?

Las emociones siempre se encuentran presentes en varias situaciones por las que quizás tengamos que pasar en nuestras vidas. Uno de los mayores beneficios, es que estas nos ayudan a reaccionar ante todas ellas. Sin embargo, caben destacar otras funciones más, entre las cuales tenemos algunas como:

Motivación al momento de tomar medidas

Si nos encontramos en una situación estresante, las emociones pueden ayudarnos a tomar una decisión para poder superar el estrés, de tal manera que podemos tomar acciones para mejorar la situación.

En el caso de tratarse de emociones positivas, con ellas podemos minimizar la tendencia a sentir emociones negativas. Adicionalmente, también ayudan a evadir aquellas situaciones que podrían conducir a estados negativos.

Nos ayuda a sobrevivir

Charles Darwin, era una de las personas que creía que las emociones eran adaptaciones que permitía a los seres humanos y animales poder reproducirse y sobrevivir.

Si nos encontramos enojados, lo más probable es que estemos propensos a enfrentar la fuente que ocasiona tal irritación. Por otro lado, si experimentamos una emoción como el miedo, tenderemos a huir de la amenaza, siendo esta una emoción que nos alerta sobre el peligro por el cual podríamos pasar si no salimos de dicha situación lo más pronto posible.

Podemos tomar decisiones

Las emociones son la base principal para la toma de decisiones. Pueden llegar a tener una gran influencia en casi la mayoría de las decisiones que tomamos.  Esto se pudo comprobar gracias a importantes investigaciones, en donde se reveló que aquellas personas con ciertos daños cerebrales que afectan sus capacidades emocionales, son menos propensas a tomar buenas decisiones.

En ciertos casos, nosotros mismos llegamos a creer que las decisiones que tomamos, son producto de nuestra propia lógica y racionalidad. Sin embargo, las emociones llegan a tener una gran influencia en estas.

Permiten que otras personas nos puedan entender

Las emociones son una gran fuente para enviar señales de cómo sentidos, ya que estas pueden convertirse en expresiones emocionales que se producen por medio del lenguaje corporal o la manifestación verbal, de modo que podemos dejar en claro lo que sentimos a otras personas.

Podemos comprender a los demás

Al igual que permiten que otras personas nos entiendas, por medio de las emociones también podemos comprender a otras personas. Ciertos elementos como las expresiones emocionales, nos dan gran cantidad de información social de los que nos rodean o interactúan con nosotros.

Además de ello, la comunicación social siempre formará una parte importante de nuestras vidas, por lo que tenemos que contar con la capacidad de interpretar y reaccionar antes las emociones de los demás, dándonos la oportunidad de responder de la manera más adecuada para poder construir relaciones más profundas con otros.

¿Cuál es la importancia de las emociones dentro de nuestra vida?

Desde pequeños, debemos de tener una buena educación emocional debido a que esta será la base que puede llegar a definir nuestra salud mental y capacidad de relacionarnos con otros en el futuro.

A su vez, las emociones se encargan de brindarnos todas las herramientas necesarias para que podamos saber y demostrarle a los demás quienes somos, ayudándonos a relacionarnos con otras personas de una manera significativa.

Sin importar del tipo de emoción que se trate, nunca está mal experimentarlas en nuestro día a día, debido a que pueden formar una parte vital en nosotros. Por esta razón, no es recomendable resistirlas o evitar manifestarlas. En ciertos casos, las emociones positivas y negativas pueden llegar a ocasionar un cierto nivel de confusión, por lo que debemos de vitar que eso suceda.

En toda nuestra vida, siempre pasaremos por momentos buenos y malos, por lo que no es malo demostrar o sentir tristeza o miedo. El hecho de que se traten de emociones consideradas como negativas, no es razón suficiente para pensar que estar siempre alegre por todo puede ser algo positivo que dure por siempre.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.