Saltar al contenido

Para qué sirven las feromonas

Las feromonas siempre han existido en la naturaleza, ya que son la fuente principal que conlleva a la atracción sexual entre lo seres de la misma raza. En el mundo animal, estas sustancias tienen un mayor peso, mientras que en la sociedad es mucho más leve, aunque no deja de estar presente.

Estas sustancias químicas son elaboradas por medio de las glándulas exocrinas, y se encargan de impulsar ciertas reacciones sobre el organismo. Las feromonas son sugestionadas de manera inconsciente a través del olfato, y son transferidas al hipotálamo, mejor conocido también como el “séptimo sentido”.

Cuando el hipotálamo recibe la señal emitida por las feromonas, da una respuesta utilizando el sistema endocrino y el sistema nervioso autónomo. Básicamente, la respuesta del hipotálamo es la excitación.

Una de las curiosidades principales de las feromonas, es que activan lo que llamamos la comunicación primitiva, en donde no se necesitan de gestos o palabras para hacer que otras personas que se encuentran en nuestros alrededores, adquieran cierta conducta.

A pesar de que las feromonas siguen siendo influyentes en la actualidad, su impacto ya no es el mismo en el hombre que desde hace siglos atrás. Sin embargo, es un rasgo que siempre estará presente, aunque no sea del todo.

¿Qué beneficios tienen las feromonas?

Aunque no lo creas, las feromonas pueden traer ciertos beneficios para los seres humanos, los cuales se centran principalmente en el plano sexual, aunque también pueden ser social y laboral. Por otro lado, se considera como una sustancia química que hace única a cada persona.

Mejora las relaciones en el plano sexual, social y laboral

Las feromonas son una gran manera de potenciar la vida sexual, aunque también llegan al punto de ayudarnos a mejorar las relaciones en el trabajo o dentro de los círculos de amistades y la familia. Adicionalmente, también pueden ser de gran utilidad para superar la timidez.

A pesar de no ser una sustancia que tiene un olor perceptible, provoca relaciones en los demás por medio del olfato, y es la razón por la que influye en las relaciones entre los sexos.

Desarrollan el poder de atracción

Las feromonas naturalmente sintetizadas, bien sea en mayor o menos medida, se consideran como la clave principal de la seducción personal. Si una persona quiere desencadenar al máximo el poder de atracción, entonces debe de optar por diferentes tipos de mecanismos que estimulen la producción natural de feromonas en el organismo.

Determinan la química entre las personas

Uno de los responsables de los típicos amores a primera vista, son nada más y nada menos que las feromonas. Estas hacen que sintamos una atracción sexual por determinadas personas, y sin tener en cuenta algunos factores como una relación previa o conocimiento sobre dicho individuo.

Hacen única a cada persona

Un simple perfume, por muy bueno que sea, no suele tener el mismo resultado con todas las personas. Esto se debe a que cada individuo cuenta con una marca olorosa que lo diferencia de los demás, haciéndolo más o menos atractivo para los demás.

A pesar de que las feromonas están presentes desde los orígenes del ser humano, este fenómeno se ha ido atrofiando en el transcurso del tiempo, por lo que no suele ser tan imponente como lo era antes o lo sigue siendo en el reino animal.

Propiedades de las feromonas

A pesar de lo importantes que son en el reino animal y la relevancia que aún tienen en los seres humanos, las feromonas tienen propiedades bastante resumidas, siendo estas las siguientes:

  • La mayoría de las veces solo se producen en cantidades pequeñas, debido a que estas pueden ser captadas fácilmente por otros seres vivos, cumpliendo la condición de que sean de la misma raza.
  • No poseen más de cuatro compuestos.
  • Como se hizo mención en el primer punto, las feromonas son especiales de una especie.
  • Las hembras son quienes se encargan de producir la mayoría de las feromonas.
  • Las feromonas se perciben por el olfato, aunque normalmente se hace de manera inconsciente.
  • Se producen en diferentes partes de nuestro cuerpo.

Clasificación de las feromonas

Como se ha venido explicando, las feromonas son producidas por la mayoría de los animales, plantas y seres humanos, los cuales la emplean de manera inconsciente para comunicarse entre sí, Estas sustancias químicas, se organizan en cinco clases principales:

  • Feromonas iniciadoras: Estas feromonas son las que se encargan de provocar una variación del equilibrio hormonal del individuo, conocido también como el receptor.
  • Feromonas liberadoras: Tienen la capacidad de enviar códigos químicos a otros, con la finalidad de producir pautas de conducta concretas en los receptores, provocando a su vez una respuesta inmediata. Un claro ejemplo de ello, puede ser la atracción sexual.
  • Feromonas informativas: Las sustancias químicas transmiten información al receptor sobre el emisor. En estos casos, pueden ser ciertos factores como el sexo, estado de salud, edad, entre otros datos más.
  • Feromonas imprimadoras: Este tipo de feromonas se caracteriza por tener una respuesta mucho más tardía, lo cual puede influir en el desarrollo de la fisiología de la reproducción.
  • Feromonas moduladoras: Pueden alterar o sincronizar algunas de las funciones corporales, tales como lo siclos menstruales. En el mayor de los casos, por no decir todos, las feromonas moduladoras las podemos hallar en las partículas de sudor.

Las feromonas se producen de manera natural

Si ya leíste los beneficios de las feromonas, lo más probable es que estés buscando la manera de producirlas más. Aunque se puede hacer en parte gracias a perfumes que contienen feromonas sintetizadas, la manera natural de producirlas, se encuentran relacionados con el hipotálamo.

Si logramos estimular todos estos centros, podremos incrementar las feromonas naturales, lo que implicaría aumentar el poder de atracción sexual o las relaciones con otras personas.

Está claro que la actividad sexual frecuente y satisfactoria, es uno de los mejores estimulantes para aumentar la producción de feromonas. Por otra parte, la práctica de ejercicios y todas las actividades que produzcan place, ayudarán a incrementar la cantidad de feromonas.

tags: