Para qué sirven las frutas

Las frutas se pueden obtener tanto de plantas cultivadas como otras silvestres. El sabor de estos frutos comestibles, normalmente es dulce-acidulado, además de que cuentan con un aroma bastante agradable, llegando el punto a formar parte de otros productos que no necesariamente se ingieren.

Lo más apropiado, es que las frutas se consuman en su estado fresco, bien sea en jugos o postres. La razón ello, se debe a que conserva la mayor parte de sus propiedades nutritivas cuando se encuentra maduras.

Clasificación de la fruta

Existen ciertos factores que nos ayudan a clasificar fácilmente a las frutas, los cuales pueden variar dependiendo de su tipo, forma o recolección:

Según el fruto:

  • Fruta de hueso o carozo: A esta categoría pertenecen todas aquellas frutas que tienen una semilla encerrada en un endocarpio duro, siendo el caso de algunas como el albaricoque o el durazno.
  • Frutas de pepita o pomáceas: Estos frutos son derivados de un rectángulo engrosado, tales como la manzana y pera, dos frutas que poseen cinco semillas sin cubierta esclerificadas.
  • Frutas de grano: Cuentan con un receptáculo engrosado, en donde los frutos verdaderos se presentan en forma de minúsculas semillas en su interior, siendo el caso del higo y otros frutos más.

Según el tiempo desde su recolección hasta ser consumida:

  • Fruta fresca: Una fruta fresca es aquella que se consume luego de haber transcurrido unos pocos días desde que fue recolectada. Por otro lado, también se puede ingerir de manera directa, cumpliendo la condición de que esta no pase por ningún tipo de preparación o cocinado.
  • Fruta seca: A pesar de ser natural, la fruta seca para por un proceso de desecación artificial, por lo que adquiere una composición de menos del 50% de agua. Con esta técnica, se logra aumentar el periodo de duración en que se puede consumir, llegando a ser de meses y o años.

Composición de la fruta

La composición de las frutas depende de ciertos factores, como el tipo que se trate o el hado de maduración. Sin embargo, podemos generalizar los siguientes:

  • Agua: Una característica particular de las frutas, es que se componen de un 80% y hasta 90% de agua. Esto quiere decir que es un alimento muy refrescante, además de que cuenta con un gran aroma.
  • Glúcidos: Por otro lado, entre el 5% y 18% de las frutas, están conformadas por carbohidratos. Sin embargo, dicha cantidad puede variar desde un 20% (siendo el caso del plátano), hasta un 5% (melón, sandías y fresas).
  • Fibra: El 2% de la composición de una fruta, es fibra dietética. Cabe destacar que la mayor parte de la fibra se encuentra en la piel de la misma, siendo el lugar en donde se concentra más. A pesar de ello, suele ser el área en donde se pueden alojar ciertos contaminantes, como lo sería el caso de los insecticidas.
  • Vitaminas: Las frutas cuentan con diferentes vitaminas, tales como la C y B. Dependiendo del contenido de vitaminas, se pueden hacer dos grupos de frutas, las que son ricas en vitamina C y las ricas en vitamina A.
  • Sales minerales: De igual manera que sucede con las verduras, las frutas también son ricas en minerales, en donde los más comunes son el potasio, hierro, magnesio, hierro y calcio.

El mineral más importante de todos, es el potasio, por lo que el consumo de la banana suele ser bueno para incrementar los niveles de potasio en nuestro cuerpo.

  • Valor calórico: Se encuentra determinado por la concentración de azucares que puede tener una fruta, aunque este normalmente suele oscilar entre los 30 y 80 Kcal/100 g.
  • Proteínas y grasas: A pesar de que las frutas no se caracterizan por tener mucho contenido de grasa, este llega como máximo al 0.5%.
  • Aromas pigmentos: Gracias a los ácidos y otras sustancias que se encuentran contenidas en la fruta, así como también su contenido en agua, hacen que su consumo sea bastante refrescante.

El sabor de cada fruta, será determinado por su contenido en ácidos, azúcares y otras sustancias aromáticas.

Beneficios de la fruta

Es rica en minerales

Los minerales son de gran importancia para la buena salid de nuestro cuerpo. Si hablamos de uno de ellos, como lo sería el caso del hierro, este ayuda al desarrollo de la hemoglobina, cuya función es la de llevar oxígeno a las células. En caso de existir una deficiencia de la hemoglobina, se puede producir la anemia.

A pesar de que muchos alimentos de origen animal aportan grandes cantidades de minerales, estos también los podemos obtener en las frutas, siendo el calcio uno de los minerales que se encuentran en mayor cantidad.

Tiene altas cantidades de fibra

La fibra juega un papel de gran importancia para la expulsión de la materia fecal, ayudando también a prevenir el estreñimiento. Por otro lado, también ayuda a controlar el azúcar en la sangre de aquellas personas que padecen de diabetes.

Por suerte, los frutos se caracterizan por ser ricos en fibras, siendo recomendable ingerir algunos como las fresas, manzanas, peras, uvas y arándanos.

Favorece un buen metabolismo orgánico

Una de las facultades que posee la fruta, es la de ayudarnos a conseguir el equilibrio acido-base de nuestro cuerpo, neutralizando el exceso de acidez. Además de ello, su contenido en potasio y magnesio también favorecen la eliminación de líquidos y exceso de residuos nitrogenados.

Como se hizo mención anteriormente, la fruta tiene un contenido de agua que puede ser el 80% o 90% de su peso. Debido a esto, son ideales para hidratar nuestro cuerpo y aportarle energía en forma de hidratos de carbono simples.

Es rica en fitoquímicos

Además de minerales, fibras e hidratos de carbono, las frutas también cuentan con otro componente de gran importancia: los fitoquímicos. Esto hace que se conviertan en una gran fuente de salud. En el caso de la manzana, esta contiene pectina, siendo una excelente manera de tratar la diarrea y otras enfermedades gastrointestinales.

Por su porte, la uva contiene resveratrol, un colorante que mejora la circulación y previene los ataques al corazón. En cuanto a la pila, esta contiene bromelina, una enzima que favorece la digestión.

tags:

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.