Para qué sirven los esteroides

Los esteroides, a pesar de que pueden ser implantados en nuestro cuerpo con fines medicinales o de otro tipo, son hormonas que ya son producidas por el cuerpo mismo, siendo una derivación de una molécula primaria llamada “ciclopentanoperhidrofenantreno”.

Para ser más exactos, los esteroides son hormonas segregadas por glándulas corporales, y dispersadas por el torrente sanguíneo. Esto conlleva a que se pueda producir por la hipófisis, glándulas paratiroideas, glándulas tiroides, páncreas, glándulas suprarrenales, glándulas sexuales, el timo y las gónadas.

Funcionamiento de los esteroides

Los esteroides desempeñan varias funciones dentro del cuerpo humano. Las más destacadas, son la regulación de distintas funciones del organismo, tales como el metabolismo de carbohidratos, proteínas y lípidos. Por otro lado, también se encarga de regular el equilibrio de los electrolitos y la homeostasis.

Dependiendo de su función, los esteroides pueden ser:

  • De función reguladora: Estos esteroides cumplen la misión de regular los niveles de sal y la secreción de bilis, además de la cantidad de agua de las células.
  • De función estructural: El colesterol pertenece a la categoría de esteroides debido a que forma parte de la estructura de las membranas de las células. Por medio del colesterol, se sintetizan los demás esteroides en el cuerpo humano.

Los esteroides en la medicina y sus beneficios

Cuando un médico se percata de que el cuerpo de un paciente no está produciendo la cantidad suficiente de testosterona, normalmente recomienda el uso de los esteroides. De esta manera, se puede acelerar la pubertad y controlar la impotencia sexual.

Por otro lado, los esteroides también suelen recetarse en aquellas personas que sufran de SIDA o cualquier otra enfermedad que ocasione disminución en la masa muscular, siendo las más comunes las del tipo degenerativas.

Los esteroides cuentan con vitamina D, y es la razón por la que también se utiliza en los pacientes que tienen deficiencia de dicha vitamina. Además de ello, el uso de esta hormona también puede traer otros importantes beneficios, tales como:

  • Producen retención de nitrógeno, un componente que normalmente se pierde por la vía urinaria
  • Si se suma con una intensa rutina de actividad física, puede favorecer el crecimiento muscular y la formación de nuevas fibras
  • Crea un efecto de estimulación para la producción de proteínas necesarias en la reconstrucción de los tejidos
  • Actúan como mediadores den los procesos enzimáticos que metabolizan las proteínas
  • Estimulan la producción de fosfato de creatina en el tejido muscular
  • Aumentan la disponibilidad de trifosfato de adenosina, creando grandes explosiones de energías que pueden ser de gran utilidad para el ejercicio físico
  • Aumenta el hematocrito, lo que aumenta la entrega de oxígeno a las células musculares

Efectos secundarios por el consumo de esteroides

En el ámbito de la actividad física, los esteroides son empleados como una vía para aumentar la capacidad energética de una persona, lo cual la lleva a poder realizar intensas sesiones de ejercicios sin que sus músculos lleguen a cansarse por un largo tiempo.

A pesar de estos beneficios, el consumo de los esteroides puede traer como consecuencia efectos secundarios que hay que tener en cuenta, ya que estos pueden ser menos benéficos que los resultados obtenidos por el consumo de estas hormonas.

Problemas cardiovasculares

El uso de esteroides, en especial si este es excesivo, puede alterar de manera considerable los niveles de colesterol. Como consecuencia, se reduce el HDL y aumenta el LDL (colesterol malo), causando que la arteria pueda llegar al punto de obstruirse hasta causar problemas al corazón.

Disfunción sexual

El rendimiento sexual de los hombros puede verse afectado con el consumo de esteroides. Esto se produce debido a que el aparato reproductor tiene una gran relación con los niveles de hormonas androgénicas en el cuerpo, por lo que se pueden acarrear dos consecuencias opuestas.

La primera de ellas, es el aumento del líbido, prolongando el tiempo de erección y llevando a un estado de adicción sexual. Mientras tanto, la segunda consecuencia podría ser la pérdida de apetito sexual, lo cual puede llegar a desencadenar impotencia.

Atrofia testicular

Cuando se dota al cuerpo de hormonas sexuales de manera exterior, el organismo detecta esos altos niveles de testosteronas, causando que las células procedan a dotar a los testículos de la misma, razón por la cual llegan a producir una cantidad nula que ocasiona una disminución en el tamaño de los testículos, llegando al punto de que estos puedan adquirir un tamaño irrisorio.

Por suerte, este efecto es temporal. Una vez que el cuerpo deje de recibir los esteroides adicionales, los testículos volverán a su estado normal, aunque pueden presentarse ciertos casos en donde la diminución de tamaño pueda llegar a ser permanente.

Padecimiento del riñón

Cuando se consumen esteroides, los compuestos residuales que producen estos, solo se pueden eliminar a través de la orina, ocasionando que el riñón tenga que trabajar a mayor medida. Al someter este órgano a una mayor cantidad de estrés, puede producirse un padecimiento.

Retención de líquidos

El consumo de estar hormonas aumenta los niveles de agua en el cuerpo, por lo que se produce una retención de líquido que podría alterar los niveles de presión sanguínea y daños en los riñones.

Hipertensión

Sumado al estrés que se produce durante el levantamiento de pesas, el aumento de la presión sanguínea por el consumo de esteroides, también puede desencadenar un estado de hipertensión permanente.

Coagulación de la sangre

Al alterar los ritmos de coagulación de la sangre, los esteroides pueden llegar a alterar este proceso de manera considerable. En consecuencia, si la persona sufre alguna cortada o hemorragia, la pérdida de sangre será mucho mayor, por lo que los daños serán mucho más graves.

Ginecomastia

Los altos niveles de andrógenos que se encuentran presentes en los esteroides, ocasionan un crecimiento en el pecho de los hombres, llegando al punto de ser proporcional al de una mujer.

Agresividad

Como producto del aumento de las testosteronas en el cuerpo, también se incrementa la agresividad de las personas. Si lo vemos desde el punto de vista físico, podría ser una gran ventaja en los entrenamientos, aunque a nivel social podría llegar a ser peligroso.

Depresión

Los cambios de humor se pueden hacer presentes en las personas que hacen uso de la testosterona, debido a que los altos niveles hormonales del cuerpo se alteran.

Acné

A pesar de no ser un problema que afecte la salud de la persona, si lo llega a hacer a nivel estético. El consumo de esteroides produce una estimulación en las glándulas sebáceas como resultado de aumento de andrógenos en el organismo, haciendo que se produzca más grasa, es especial en zonas como la cara, hombros y espalda.

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.