Para qué sirven los probióticos

Ciertos alimentos están cargados de probióticos, siendo estos microorganismos que traen grandes beneficios a nuestro organismo, siempre u cuando sea la cantidad apropiada.

Existen otras maneras con las que podemos añadir probióticos a nuestro organismo. Además de los lácteos, la fuente principal de estos microorganismos, también contamos con otros medios que podemos adquirir en las farmacias, tales como los sobres comprimidos o capsulas.

La razón principal de la importancia de los probióticos, es que realizan una labor diaria para el buen funcionamiento del intestino. También evitan que las enfermedades se proliferen, incluyendo algunas que podrían llegar a ser graves, como el cáncer de colon.

¿Cuándo es necesario tomar probióticos?

Muchos de nosotros podemos ser victimas de tener una flora intestinal desequilibrada. Esto puede ocasionar ciertos problemas como diarrea, siendo algo que puede llegar a debilitar y deshidratar a la persona. Por otro lado, también se pueden presentar gases, flatulencias y otros malestares que estén relacionados con el tracto intestinal.

Cuando existen estos síntomas en nuestro cuerpo, es razón suficiente para consumir una mayor cantidad de alimentos que tengan probióticos, ya que estos lograrán que nuestra flora intestinal vuelva a la normalidad.

Existen varias razones que pueden traer como consecuencia el desequilibrio de la flora intestinal. Entre ellas, tenemos el estrés o la falta de una dieta adecuada. Por esta razón, cuando una persona no cuenta con los probióticos de manera natural y los que se encuentran disponibles en los alimentos, pueden consumir capsulas con este microorganismo, aunque debe de haber de por medio una prescripción médica.

Beneficios de los probióticos

Como hicimos mención anteriormente, los probióticos inciden directamente sobre el sistema intestinal, por lo que ayudan a reestablecer la flora intestinal en caso de que esta llegue al punto de desequilibrarse. Esto normalmente sucede en aquellas personas que se les dificulta el hecho de establecer una dieta sana.

El sistema inmunológico también depende de los probióticos, por lo que son importantes al momento de tener las defensas altas. Además de ello, también ayuda a prevenir enfermedades comunes como alergias, malestares, fiebre, gripes, debilidad, entre otras más.

IMG: Beneficios de los probioticos

Si contamos con una cantidad apropiada de probióticos en nuestro organismo, la sinterización de las vitaminas y alimentos será mucho mejor, debido a que las podremos absorber con mayor facilidad.

Cuando los probióticos en el organismo se encuentran en los niveles adecuados, el organismo será menos propenso a ser afectado por:

  • Malestares estomacales
  • Flatulencias
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Úlceras
  • Gastroenteritis
  • Infecciones urogenitales
  • Candidiasis vaginal
  • Diverticulitis

Esto quiere decir que los probióticos no solo cuentan con propiedades curativas, sino que también ayudan a prevenir las enfermedades. En el caso de las personas que sean intolerantes a la lactosa, las propiedades que poseen estos organismos también pueden ayudar.

Sin embargo, puesto a que estas personas no pueden consumir productos lácteos, será necesario que ingieran capsulas con probióticos.

Tipos de probióticos

Difícilmente se puede hacer mención de todos los tipos de probióticos, puesto a que son miles. A pesar de ello, existen dos que son fundamentales para nuestro organismo:

  • Lactobacillus:Esta bacteria ayuda en los procesos de digestión, y lo podemos encontrar en los productos lácteos, en especial el yogurt y los quesos. El lactobacillus incrementa los ácidos de la digestión, causando una mejor sinterización y absorción de los minerales y vitaminas de todos aquellos alimentos que ingerimos.

  • Bifidobacterias:Es una bacteria que se encuentra en el intestino, y se desempeña principalmente en tratar las afecciones de dicha área. Con la ayuda de su versión en medicamento, se puede tratar la diarrea de los niños y bebés, al igual que el síndrome del viajero. Además de contribuir a la absorción de los nutrientes, elimina las bacterias que pueden dañar al cuerpo.

Una gran parte de los alimentos que son ricos en probióticos, tienen la presencia de estas dos bacterias. Con la ayuda de otras más (de los miles que existen), estas pueden ejercer su función de la manera correcta.

A pesar de la importancia de que estas bacterias estén activas, cabe resaltar que podemos contribuir a ello al ingerir los alimentos apropiados, pero sin llegar al punto de consumir cantidades excesivas de los mismos.

Alimentos ricos en probióticos

Independientemente de la alimentación que lleves, lo más probable es que hayas ingerido de vez en cuando algún alimento que sea rico en probióticos. Esto se debe a que lo podemos encontrar en una gran cantidad de productos lácteos, además de ciertas bebidas alcohólicas(aunque no lo creas).

Si consumes alimentos que sean ricos en esta bacteria y de manera regular, lograrás obtener el equilibrio necesario para el buen funcionamiento de la flora intestinal.

Sin más preámbulos, estos son algunos de los alimentos que contienen buenas cantidades de probióticos:

  • Yogurt
  • Leche
  • Queso
  • Miso
  • Kéfir
  • Vinos
  • Cervezas
  • Alimentos derivados de los lácteos
  • Alimentos que tengan un proceso de fermentación
  • Pepinillos
  • Kimchi

Además de los alimentos básicos y las pastillas o capsulas, los suplementos alimenticios también pueden contener probióticos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *