¿Para qué sirve el Tramadol?

El Tramadol es un potente analgésico derivado o familiar de la morfina, es recetado usualmente para tratar el dolor intenso  de carácter neuropático como lo es el dolor crónico, dolor en las articulaciones (artritis) y otro tipo de dolencias como por ejemplo el dolor de espalda, los desgarres musculares, dolor de muelas, lesiones entre otras afecciones, y puede conseguirse en varias presentaciones, como lo son: En gotas, ampolletas, y comprimidos y en diferentes concentraciones: 50mg, 100mg, 150 mg y 200 mg.

¿Cómo actúa el tramadol en nuestro cuerpo?

La razón por la cual este medicamento es tan eficaz contra el dolor es porque actúa directamente en el sistema nervioso, desviando las señales emitidas por el área del cuerpo afectada hacia el cerebro y por ende cambiando la manera en la que este procesa la información sobre las señales de dolor.

El Tramadol se considera un narcótico, ya que uno de los efectos que provoca es el adormecimiento de la persona que lo ingiere y como es característico de los narcóticos y, como ya mencionamos anteriormente, cohíbe las señales emitidas por el sistema nervioso.

El tramadol utiliza una fórmula de liberación constante, es decir, una vez ingerido el medicamento, este va libreando sus componentes de mogo gradual como un gotero hasta que se haya diluido completamente, es pos ello que. Una vez administrado el medicamento, se debe esperar en promedio una hora para notar los efectos, los cuales duran de entre “6 a 8” horas aproximadamente, dependiendo claro de en qué presentación lo ingieras.

¿Cuándo y cómo utilizar el tramadol?

  • Lo más recomendable es consultar con un doctor antes de auto medicarse ya que estamos hablando de un medicamento muy fuerte. Dependiendo de la intensidad del dolor y dependiendo del juicio o diagnóstico arrojado por el facultativo se determinará si es necesario administrar tramadol y la dosis recomendada según su caso.
  • Guarde los comprimidos en un lugar fresco y seco, lejos del alcance de los niños.
  • Debe seguir al pie de la letra las indicaciones del doctor.
  • Si es adecuado o no administrarle este narcótico dependerá también de su historial médico y de si está ingiriendo algún otro tipo de tratamiento.

Contraindicaciones.

  • No administrar a niños menores de 12 años. Como ya mencionamos, es un narcótico muy fuerte similar a la morfina, por lo cual es mejor mantenerlo lejos de los niños a menos de que así lo indiquen los doctores.
  • No debe administrarse si se sufre de asma, disnea o afecciones respiratorias graves, ya que este medicamento puede retardar la función del aparato respiratorio, y si sufre alguna afección respiratoria incluso podría causar un paro respiratorio y la muerte.
  • No administrar durante el embarazo, esto podría causar problemas severos de narco dependencia en el bebé, incluso la perdida de este.
  • En caso de lactancia, se debe consultar con un doctor antes de tomar cualquier acción.
  • El uso de este medicamento sin supervisión médica puede generar adicción, y generar una sobredosis, también la muerte.
  • No mezclar con otras drogas, mucho menos las utilizadas para tratar el insomnio, la depresión, la gripe, la ansiedad entre otros.
  • No ingerir alcohol durante el tratamiento con tramadol.
  • No ingerir si sufre de epilepsia o párkinson ya que este medicamento podría causarle convulsiones.
  • No es recomendable dejar este medicamento de golpe, ya que podría generarle síndrome de abstinencia.

Efectos adversos y secundarios.

Como todos los medicamentos, a pesar de su comprobada efectividad, este también genera reacciones adversas y efectos secundarios no deseados si no se administra adecuadamente.

Si está usted ingiriendo tramadol y reconoce en usted alguno de estos síntomas acuda a un doctor lo más pronto posible.

  • Alergia a alguno de los componentes activos, lo cual puede manifestarse de las siguientes maneras: Ronchas, salpullido picazón, ardor en los ojos y de garganta, inflamación, dificultad para respirar, resequedad en la boca etc.
  • Nauseas.
  • Mareos
  • Retraso menstrual.
  • Convulsiones.
  • Fiebre.
  • Disminución considerable de la libido.
  • Sensación de asfixia.
  • Palpitar lento
  • Disminución del pulso.
  • Sensación de inestabilidad al caminar.
  • Sensación de que le va la vista.
  • Disminución del conteo de esperma.
  • Periodos infértiles o perdida de la regla en la mujer.
  • Ansias
  • Sensación de escalofríos y sudoración fría.
  • Nota cansancio y que está durmiendo más de lo habitual.
  • Dolores estomacales.
  • Vómitos.
  • Pérdida de apetito
  • Sensibilidad a la luz.

En cualquier caso es importante estar alerta con lo que sucede en nuestro cuerpo y no dejar pasar por alto ningún síntoma, es importante atenderlos a tiempo ya que podrían salirse de control.

El Tramadol es un medicamento eficaz contra el dolor crónico. Evite la automedicación.

tags:

Un comentario

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.