Para Qué Sirve Leer?

Leer es una de las riquezas y placeres que han existido en la vida, y para muchos significa descansar de sus afanes diarios. La lectura tiene desde los primeros comienzos de la humanidad, dado que, aunque se refiera a los libros, este término acuña muchos significados desde leer letras, jeroglíficos, mapas hasta historias contadas a través de dibujos rupestres.

Principalmente, nos enfocaremos en la lectura en general, tanto de documentos importantes, relatos, refranes como mundos de fantasía creado en libros, de la forma en que el lector la prefiera, esta conlleva a muchos beneficios para la salud y ayuda al cerebro a mantenerse en buena forma.

Beneficios de la lectura

Fundamentalmente, desde que somos chicos, la lectura o la acción de leer está implicada desde muy temprano, de esta forma, el beneficio principal que nos ofrece es el conocimiento y el aprendizaje. El conocimiento es una de las bases fundamentales del ser humano y es lo que forja el saber y alimenta el motor para aprender nuevas cosas existentes en la tierra.

Una parte importante de leer libros es la riqueza que presentan, puesto que, hace enriquecer nuestro vocabulario y motiva la búsqueda de palabras que para nosotros resultan difíciles. Leer historias de fantasía, ficción, romance, terror, por más surrealistas que puedan resultar, aumentan nuestra capacidad intelectual, creativa e imaginativa.

Ciertos libros de mayor entendimiento, como los que van dirigidos hacia un eje político y social de la sociedad, ayudan al razonamiento crítico y lógico, haciendo que seamos más perspicaces y razonemos situaciones con mayor facilidad, consiguiendo resolver problemas complejos.

Estar activamente leyendo ayuda a ejercitar nuestra mente a un nivel físico, mental y aunque no lo crean, espiritual. Existen muchos libros enfocados en el conocer espiritual de la vida, por lo que nos ayuda a crecer y estar más conscientes acerca de esto.

Otro de los mayores beneficios de leer es que disminuye el riesgo de padecer Alzheimer, puesto que, la lectura estimula los tejidos del cerebro, fortaleciéndoles y haciéndolo más saludable. Tan solo con unos cuantos minutos al día ejercitando nuestra inteligencia es más que suficiente. Si no eres fan de las revistas ni los libros, los crucigramas también son una buena forma de ejercitarlo.

Propiedades de la lectura

Leer representa parte importante de la constitución mental del ser humano, siendo sus propiedades relevantes para la interacción con la sociedad y el mundo real. Como antes hemos mencionado, el conocimiento conlleva a ser mucho más culto y saber de varios temas en general, ayuda a desenvolverse o interactuar en diferentes tipos de ambiente.

Otra de las cualidades importantes de la lectura se traduce en si comienzas a tener como hábito leer antes de dormir, podrás disfrutar de una noche relajada de sueño profundo, puesto que, los ojos se sienten más cansados por el esfuerzo que realiza y el cerebro envía señales al cuerpo dándole a entender que es hora de ir a la cama. Es como hacer básicamente ejercicio diario, pero para tu mente.

Para los que carecen de buena concentración, les tenemos una excelente noticia, y es que, aquellos lectores que comen páginas frecuentemente, mejoran sus niveles de enfoque, lo que les permite mantener un estado de atención mucho mayor a cosas prácticas de la vida diaria.

Nuestra mente debe ser lo suficientemente fuerte con el pasar de los años para mantener los registros de nuestra vida como si fuesen documentos archivados en portafolios o gavetas de trabajo. La lectura también ayuda a mejorar nuestra memoria y retener mejor la información en la que nuestro cerebro trabaja.

La lectura en la vida diaria

Aunque podríamos mencionar todos los beneficios y gratitudes que conlleva el leer, también debemos trabajar o ejercitar diariamente nuestra mente para evocar todas estas virtudes y fortalecer más nuestro templo, como dicen algunos “Mente sana, cuerpo sano”.

Apartando el hecho de que leer un libro educativo o de alguna experiencia llena de conocimiento ayuda a nuestro crecimiento personal como personas en la sociedad, también son excelentes para conectar con otros individuos, por lo que tus habilidades sociales se verán incrementadas solo por el hecho de compartir alguno de tus buenos recorridos con alguna persona que también aprecie leer.

El estrés, la fatiga y alguna de las otras condiciones que produzcan cansancio durante tus días arduos laborables o rutinas cotidianas, se ven disminuidos luego de llegar a casa a sentarse a tener una lectura placentera. Pero, no te limites, también puedes llevar estas prácticas fuera de casa, quizás durante tu viaje al trabajo en el metro o para unas vacaciones.

Esto no quiere decir que llevarás tus libros a una cita y los leerás mientras estás en ella, puesto que, todo en exceso resulta ser malo. Recuerda que, las mejores experiencias son las que vives en carne propia, por más que una historia pueda hacerte llorar, reír, patalear, es mejor que experimentes el mundo por tu cuenta y no por relatos ajenos. ¡La lectura es importante, pero no te aísles todo el tiempo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *